La boda es el sábado 19 de mayo

El príncipe Harry se da un baño de multitudes en las horas previas a su gran día con Meghan Markle

Tras los últimos ensayos y el té con la Reina y la madre de Meghan Markle, el novio y el príncipe Guillermo han salido a la calle de Windsor para saludar a las miles de personas que esperan el enlace

by HOLA! USA

Solo quedan unas horas para la boda del año, la del príncipe Harry y Meghan Markle, y el novio ha querido tener un detalle con las miles de personas que desde hace días esperan la llegada del gran día en las calles de Windsor. Junto a su hermano Guillermo, Harry ha salido a saludar a la multitud congregada a las puertas del castillo, donde mañana el nieto de Isabel II dará el "sí, quiero". Mientras ellos se daban un baño de masas en las calles adyacentes al monumental edificio medieval, Meghan Markle llegaba con su madre, Doria Ragland, a Cliveden House hotel, donde pasará la noche antes del enlace. La pareja contraerá matrimonio el sábado 19 en la capilla de San Jorge de Windsor, y ha estado tanto el jueves como el viernes acudiendo a los ensayos y a encuentros con la Familia Real.

El príncipe Harry se da un baño de multitudes en las horas previas a su gran día con Meghan MarkleVER GALERÍA

Entre gritos de ánimo y emoción, los príncipes emergieron de las enormes puertas del castillo para saludar a la multitud. Charlaron con los presentes, dieron la mano y se hicieron selfies, también respondieron a las preguntas de los curiosos y recibieron algunos regalos. El novio se llevó un tierno osito de peluche con un jersey rojo en el que se podía apreciar un bordado en color dorado. Se mostró encantado e incluso abrazó al muñeco. El segundo hijo del príncipe Carlos aseguró que se encontraba "genial" e incluso bromeó con los presentes diciendo que solo estaba intentando llegar al pub que hay situado en esa misma calle. 

El príncipe Harry se da un baño de multitudes en las horas previas a su gran día con Meghan MarkleVER GALERÍA

También tuvo la oportunidad de "rescatar" a los más pequeños que estaban siendo "aplastados" por las masas. Fue el caso de la pequeña Enes Bozkurt, de 11 años, que aseguró a HELLO! que el príncipe Harry le preguntó si estaba bien con tanta gente al rededor. "Me preguntó mi nombre y me dijo '¿cuánto tiempo has estado esperando para vernos?'", revela la joven, que también recibió un apretón de manos de Guillermo.

El príncipe Harry se encontró durante su paseo a las afueras del Castillo con un conocido, Dean Stott, un deportista que realizó un increíble viaje en bicicleta con la intención de reunir dinero para la asociación Heads Together de Harry y los Duques de Cambridge, y a la que previsiblemente se unirá Meghan tras la boda. Tuvieron la oportunidad de verse, antes de que se embarcara en esta hazaña por la autopista panamericana, y desde entonces ha perdido 12 kilos, algo que el novio notó. "Me dijo que estaba muy delgado", reveló a HELLO!. Llegó incluso a viajar de noche, sin parar de pedalear, para cumplir su objetivo lo antes posible y llegar al enlace. "Estoy encantado de que haya encontrado a su alma gemela, alguien con quien compartir sus gustos, sobre todo sus intereses benéficos", añadió.

El príncipe Harry se da un baño de multitudes en las horas previas a su gran día con Meghan MarkleVER GALERÍA

Durante su recorrido, el príncipe Harry no dejó de hacer gestos de cariño al público, colocando la mano en el pecho y saludando con la otra. De esta manera reiteraba los agradecimientos en los que tanto él como Meghan han insistido en las últimas semanas. "Me gustaría también dar las gracias a aquellos que nos han enviado generosos mensajes de apoyo. Por favor, sabed cuántas ganas tenemos Harry y yo de compartir con vosotros este día tan especial para nosotros", se podía leer en el comunicado que la novia emitió el jueves a través de las redes sociales de Kensington, cuando confirmaba que su padre no acudiría al enlace. 

harry1VER GALERÍA

Después de este paseo, Harry y Guillermo se dirigieron al hotel Coworth Park, en Ascot, donde pasarán la noche antes de la boda. Este alojamiento de cinco estrellas está situado a 25 minutos en coche de la capilla de San Jorge de Windsor, y se puede pasar la noche desde 364 euros. Las suites, en las que probablemente se habrán quedado los príncipes para esta noche especial, cuestan al rededor de 1.454 euros al día.

Las calles de Windsor están llenas desde hace días de curiosos y fans de la Familia Real que han acampados al raso para guardar su sitio privilegiado en la primera fila. Los mejores sitios tras las vallas, que están colocadas desde comienzos de esta semana, están ya llenos para tener la mejor vista de los novios en el recorrido que realizarán después de pronunciar los votos este sábado.

Más sobre

Regístrate para comentar