El revelador testimonio de la tía de los Turpin, quien vivió en la 'casa de los horrores'

Elizabeth Flores, la hermana menor de Louise Turpin, convivió con la familia en Texas durante el verano de 1996

Aunque ya han iniciado su proceso de recuperación, todavía muchos estadounidenses se preguntan cómo una familia que torturó a sus 13 hijos pasó desapercibida por tanto tiempo. Una de las más indignadas es su tía, Elizabeth Flores, quien incluso llegó a convivir con los chicos. De hecho, hace poco realizó un revelador testimonio en el libro titulado Sisters of Secrets y en una entrevista para People.

Elizabeth, quien es la hermana menor de Louise Turpin, se hospedó con la familia en el verano de 1996, cuando la familia residía en Texas. En aquel entonces ella tenía 20 años y algunos comportamientos que observó le llamaron la atención. Hoy en día lamenta no haber investigado más a fondo.

turpin-getty2VER GALERÍA

Aunque recalca que en ningún momento fue testigo de ningún maltrato físico, sí recuerda que en ocasiones se sintió confusa por las extrañas normas que su hermana imponía a los niños. Le pareció inusual que los niños debían pedir permiso para utilizar el baño y no podían habar con ella si su madre no estaba presente; tampoco podían sentarse en la mesa si un adulto no estaba presente. "Le preguntaba si podía jugar con ellos y me decía que no y los encerraba en sus habitaciones", dijo al detallar que la excusa era que la consideraba como una mala influencia y quería protegerlos. "Yo me sentía mal porque pensaba que los tenían secuestrados por mi culpa", lamentó Flores, quien actualmente tiene siete hijos.

RELACIONADO: Así es la nueva vida de los 13 hermanos a quienes sus padres mantenían encerrados

Sin embargo, recalca que nunca vio que maltrataran físicamente a los niños, pero sí notó que las muestras de cariño estuvieron ausentes mientras ella estuvo alojada en su residencia. "Durante el tiempo que viví con ellos jamás vi que les dieran un beso cuando Louise o David salían de casa, por ejemplo". Tampoco recuerda haber visto a la pareja abrazar a los niños, leerles un cuento o llevarlos a dormir, como lo hacen la mayoría de los padres.

turpin-getty3VER GALERÍA

Jamás imaginó lo que ocurría a puerta cerrada, nunca pensó que su hermana y cuñado llegarían tan lejos. El mes pasado, cuando las autoridades rescataron a los niños, los encontraron hambrientos, algunos encadenados a las camas y en un ambiente maloliente. Ahora, la pareja se enfrenta a más de 12 cargos por torturas y abusos, entre otros. En su libro, Flores explora su infancia para tratar de encontrar respuestas a las atrocidades que parece haber cometido su hermana.

RELACIONADO: La terrible historia de los padres que tenían encerrados y desnutridos a sus 13 hijos

Allí recuerda que su hermana siempre tuvo el deseo de tener una familia numerosa: "Solía decirle a todo el mundo que tendría 12 hijos. Ya lo decía antes de conocer a David". También reseña las normas que a ella misma la impusieron durante su convivencia: no la dejaban tener amigos. Flores apunta que no supo interpretar todas estas señales debido a que era muy joven.  "¿Tengo que sentirme culpable?". Para ella entenderlo resultaba muy complicado. "Nadie quiere creer que su hermana torturaría a nadie".

Más sobre

Read more