El expresidente George H.W. Bush, hospitalizado horas después del funeral de su esposa

El expresidente George H.W. Bush fue ingresado en el Hospital Metodista de Houston en la unidad de cuidados intensivos a causa de una sepsis. Esto sucedió el domingo pasado, apenas horas después del entierro de su esposa –y exprimera dama- Barbara Bush, que falleció el martes pasado. La hospitalización del expresidente se ha dado a conocer hoy, y aunque el portavoz de la familia ha expresado un mensaje de calma a la espera de su evolución favorable, fuentes médicas han asegurado a algunos medios que su situación es de gravedad.

Según Jim McGrath, portavoz del exmandatario, Bush contrajo “una infección que se alcanzó su torrente sanguíneo. Está respondiendo a los tratamientos y parece estar recuperándose”. A pesar de estas declaraciones, fuentes médicas han asegurado que su estado de salud es crítico, debido a la bajada súbita de tensión que ha sufrido en varias ocasiones. Se ha llegado a temer por su vida, aunque los médicos que lo atienden han logrado estabilizarlo. El portavoz de la familia ha dicho que informarán de su evolución y darán más detalles "a medida que avancen los acontecimientos".

George H.W. BushVER GALERÍA

George H.W. Bush, que ocupó la Casa Blanca entre 1989 y 1993, ha sido hospitalizado en diversas ocasiones durante los últimos años por distintas razones. El año pasado estuvo ingresado en enero y abril por problemas respiratorios, por lo que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. En 2015, se fracturó una vértebra del cuello en una caída y en 2012 pasó las vacaciones de Navidad en ese mismo centro de salud, diagnosticado con bronquitis y una infección vírica por la que estuvo ingresado mes y medio.

Durante el solemne funeral de su mujer –con quien estuvo casado más de 70 años-, Bush asistió en silla de ruedas. A la ceremonia acudieron también los expresidentes George W. Bush, hijo de la fallecida, así como Bill Clinton y Barack Obama junto a sus cónyuges. También se pudo ver a la actual primera dama, Melania Trump, sin su marido. El presidente Donald Trump fue, sin duda, el gran ausente.

Más sobre