TRAS 37 AÑOS DE MATRIMONIO

¡El amor puede con todo! Hombre le pide matrimonio -por segunda vez- a su mujer enferma de cáncer

La pareja tiene cinco hijos y nueve nietos

Después de 37 años de matrimonio, cinco hijos, nueve nietos y una dura batalla contra el cáncer, Greg Madson decidió que era el momento de pedirle por segunda vez a su esposa, Sherri, que le concediera el honor de casarse con él una vez más.

La pareja se casó en 1981 luego de descubrir que tendrían su primer hijo. Entonces simplemente acordaron dar el gran paso y él solo le entregó el anillo a Sherri. Greg siempre se arrepintió de la forma como le pidió matrimonio, así que esta vez quiso hacer las cosas bien y le agregó el toque romántico que una pregunta tan importante como esa debe tener, en especial ahora que su esposa es una paciente con cáncer de hígado terminal.

propuesta-matrimonio-fb3VER GALERÍA

Entonces Greg -en complicidad con sus hijos- llevó a su amada a un parque y mientras caminaban comenzó a hablarle sobre el tiempo que llevaban casados, lo mucho que la amaba y lo maravilloso que había sido ese tiempo juntos. Sus hijos y nietos se escondían detrás de las cámaras para capturar el conmovedor momento que estaba a punto de ocurrir.

De repente, Sherri miró que en el piso estaba escrita la frase: "13,337 días de matrimonio, la eternidad por delante. ¿Te casarías conmigo otra vez?". Luego Greg le dijo a su esposa que esperaba pedirle matrimonio, pero sabía que a ella no le gustaría toda esa atención y por ello tuvo que sorprenderla.

RELACIONADO: La respuesta del Papa Francisco a un niño preocupado por saber si su padre ateo está en el cielo

De inmediato Greg se acercó a un árbol donde tenía el anillo amarrado con una tira de tul y se arrodilló frente a la madre de sus hijos. "He querido hacer esto durante mucho tiempo, pero sabía que te enojarías conmigo", dijo riendo. "Si por casualidad te pido que te cases nuevamente conmigo, ¿lo harías?". Sherri, entre apenada y sonriente dijo “no” en broma, pero luego le contestó que sí.

 

Greg, visiblemente emocionado, comenzó a gritarle a sus hijos: “¡Dijo que sí!”, mientras abrazaba a Sherri. Luego sus nietos salieron para celebrar y todos vestían una franela en la que se podía leer: "Pelea contra el cáncer". ¡Qué momento tan emotivo!

"No todo el mundo se casa dos veces y me imagino que hay muchas personas que han perdido seres queridos por cosas repentinas o inesperadas", dijo uno de los hijos de la pareja, Jason. "Así que supongo que es una bendición: tener la oportunidad de crear nuevos recuerdos o enmiendas, arreglar algo de lo que te has arrepentido o como quieras decirlo. Así que estamos muy agradecidos por eso".

Más sobre