Una de las cantantes más exitosas de todos los tiempos, con 18 hits No.1 y más de 200 millones de discos vendidos, Mariah Carey, reveló por primera vez detalles de lo que ha llamado “su batalla” con el trastorno bipolar. Fue diagnosticada por primera vez con el padecimiento en 2001, cuando fue hospitalizada por una crisis física y mental. “No lo quería creer”, dijo la superestrella a la revista People.

El trastorno bipolar se define como una condición mental que resulta en cambios de humor extremos, que van desde altos estados emocionales –manía o hipomanía- a otros muy bajos –depresión-. La intérprete cuenta que finalmente ha decidido buscar ayuda, después de los últimos años “los más difíciles que he pasado”. En medio de una convulsión profesional, un reality show en E! y un drama amoroso, Mariah se sintió sobrepasada.

“Hasta hace poco, vivía en estado de negación, aislada y en con el temor constante a que alguien me expusiera”, dice. “Era una carga demasiado pesada para llevar a mis espaldas y simplemente no podía seguir haciéndolo. Busqué y recibí tratamiento, me rodee de gente positiva y volví a hacer lo que amo, escribir canciones y hacer música”.

Mariah CareyVER GALERÍA

Carey pasó muchos años con los reflectores encima y sufriendo en silencio. Ahora, está acudiendo a terapia y tomando medicamentos para desorden bipolar –tipo II-, que incluye periodos de depresión, así como episodios de hipomanía. Aunque es menos severo que los síntomas asociados al desorden bipolar tipo I, puede causar irritabilidad, falta de sueño e hiperactividad.

En su perfil de Twitter, Mariah decidió compartir la portada de esta publicación, agregando la leyenda: “Estoy agradecida de poder compartir esta parte de mi viaje con ustedes”.

La intérprete de Hero, que es madre de los gemelos de 6 años Monroe y Moroccan –fruto de su matrimonio con Nick Cannon-, cuenta que decidió hablar abiertamente del tema porque está en un lugar mucho mejor, donde está cómoda compartiendo sus batallas con este trastorno, que es mucho más común de lo que parece. “Tengo la esperanza de que se levante el estigma de los hombros de la gente que está experimentando algo así en soledad. Esto no tiene por qué definirte y yo me rehúso a que me defina o me controle”.

Más sobre