La divertida historia de un hombre vetado de un hotel por casi 20 años

Su intención era llevar algo de comida a sus amigos, pero nunca imaginó que eso desencadenaría una divertida anécdota y un veto del hotel

Aunque no era su propósito, para Nick Burchill lograr que un hotel lo vetara "de por vida" fue más sencillo de lo que parecía luego de una serie de desafortunados eventos que, aunque le trajeron problemas en su tiempo, hoy han hecho reír a miles de internautas. El hombre originario de Nova Scotia, Canadá, recordó esa historia que sucedió en el año 2001 cuando escribió en la página de Facebook del hotel Empress para ofrecer disculpas y explicar lo que había sucedido hace casi 20 años. Lo que Nick ni los encargados del lugar imaginaron, era que su historia se haría famosa por todo el mundo.

Así fue el divertido veto de un hotel por una maletaVER GALERÍA

En aquel tiempo, Nick viajó a Victoria, B.C., por parte de su trabajo, al que casi acababa de entrar. Cuando sus amigos de la Marina se enteraron de la visita, le encargaron un poco de embutidos del famoso restaurante Brother's Pepperoni. El buen amigo quiso complacer a casi todos en su ciudad natal y compró bastante, o como él lo definía, "suficiente para un barco". Nick llenó una maleta con peperoni, que al tratar de enviar a sus amigos, fue extraviada por la aerolínea. Con la esperanza de salvar la comida y al ver que su habitación de hotel no tenía refrigerador para conservar la carne, pensó que con ayuda del aire acondicionado y el clima del lugar las cosas estarían bien. Nick dejó la maleta junto a la ventana abierta de su cuarto para después salir a dar un paseo de casi 5 horas.

Notas relacionadas:

- ¿Te imaginas encontrar el amor por mandar un mensaje a un número equivocado? ¡A ellos les pasó!

- Después de robar libros, este perro enterneció el corazón del mundo y ahora tiene un nuevo hogar

A su regreso, el hombre jamás imaginó lo que estaba a punto de ver. Al abrir la puerta de su habitación, las cosas estaban completamente distintas a como las había dejado, y no para bien. Como había dejado la ventana abierta, decenas de gaviotas entraron llamadas por el aroma del peperoni. "No tuve tiempo de contarlas, pero eran como 40. El lugar era un desastre, estaba todo sucio entre desechos, peperoni, plumas y hasta baba de gaviota", explica en su carta virtual a los administradores del Empress.

Así fue el divertido veto de un hotel por una maletaVER GALERÍA

Aunque parezca irreal, ahí no terminó todo. Cuando lo vieron, las gaviotas empezaron a volar por toda la habitación tratando de salir, pero no lo lograron porque el hueco por el que entraron era demasiado pequeño para todas. "Las lámparas se cayeron, las cortinas estaban destrozadas. La cafetera estaba arruinada", agregó. Nick abrió la ventana para que las aves pudieran salir, pero una intentaba regresar por otro pedazo de peperoni. "Luché contra ella y le aventé uno de mis zapatos. Ambos se fueron por la ventana".

Así fue el divertido veto de un hotel por una maletaVER GALERÍA

Nick tenía una reunión importante y un zapato menos que salió a buscar a la calle sin saber que eso marcaría un detalle más en la serie de eventos inesperados. Tras lavar el zapato, quiso secarlo con la secadora de pelo de su habitación porque el agua le había dejado un zapato de color más oscuro. "Sonó el teléfono y cuando contesté, la secadora cayó en el lavabo con agua, causando un corto circuito que dejó sin energía al hotel", agregó.

En su desesperación por llegar a tiempo a su reunión, notó que iba a necesitar ayuda para limpiar el desorden y lo reportó a la recepción. "Cuando la empleada vio el cuarto, sólo pude decir que lo sentía". A su regreso, encontró sus pertenencias -con algo de peperoni que las gaviotas no habían arruinado- en un cuarto más pequeño en el que no pudo dormir porque el hotel había decidido vetarlo de por vida.

Así fue el divertido veto de un hotel por una maletaVER GALERÍA

Una historia que hizo reír al personal del Empress

Por fortuna, el relato de Nick le causó gracia a los empleados del hotel, quienes han escuchado sobre el incidente por años. A Nick le otorgaron el perdón y el permiso de volver a hospedarse en sus instalaciones, siempre y cuando cumpla con su promesa: "Voy a estar bajo el cuidado de mi esposa y mis hijos, pera evitar que otra experiencia así suceda".

Más sobre