El guapo actor de Hollywood, Colin Farrell, siempre se ha distinguido por ser un bad boy en el mundo del espectáculo; pero ahora parece que está tratando de estabilizarse. Como prueba basta un botón, pues el irlandés decidió internarse en un centro de rehabilitación ubicado en el desierto de Arizona, según el DailyMail. Esta clínica es muy popular entre los famosos, grandes nombres como Kate Moss, Elle Macpherson o Selena Gómez han pasado por sus tratamientos aquí.

El actor de 41 años batalló con su adicción por diez años hasta que quiso enfrentar sus demonios mientras rodaba Miami Vice en 2005. Tan pronto como la filmación terminó, hizo check in y aceptó con valentía que “estaba fuera de control”. El año pasado, Colin apareció en el programa televisivo de Ellen DeGeneres y celebró diez años sobrio.

Colin FarrellVER GALERÍA

Una fuente cercana al protagonista de In Bruges, reveló que llegó a la Elite Meadows Clinic la semana pasada, después de sentirse abrumado tras un año muy ocupado en el que completó tres películas y comenzó a temer la posibilidad de recaer. “Él decidió reingresarse antes de llegar a un mal lugar, no quería caer por el agujero de conejo una vez más”, y agregó: “Colin ha trabajado muy duro para mantenerse sobrio y la única forma en que pensó que podía mantenerlo bajo control era buscar ayuda profesional. Él tiene muchas responsabilidades y pensó que lo mejor era alejarse un tiempo y conseguir ayuda”.

El centro cuenta con uno de los mejores programas de tratamiento en el país, con una duración de 45 días. Aquí, Farrell podrá practicar yoga -disciplina que experimenta habitualmente-, montar a caballo, hacer Tai Chi y meditar. Además, sus impresionantes instalaciones incluyen un fitness center, una piscina y zonas de relajación. Todo esto por la módica suma de $36,000 al mes.

Más sobre