Después de una serie de explosiones registradas en Austin, Texas, este miércoles falleció el presunto autor de las siete detonaciones anteriores, donde murieron dos personas y seis resultaron heridas. Los atentados mantuvieron a los ciudadanos aterrorizados desde el pasado 2 de marzo, cuando ocurrió la primera explosión.

En horas de la madrugada de este miércoles 21 de marzo, los cuerpos de inteligencia localizaron al sospechoso, que fue rodeado por un grupo de efectivos SWAT. Cuando el presunto autor agresor se vio rodeado, activó la bomba que llevaba con él en su vehículo.

Uno de los agentes le disparó al sospechoso luego de que detonara la bomba. VER GALERÍA

HAZ CLIC EN LA FOTO PARA VER LA GALERÍA

El presidente Donald Trump se pronunció sobre el tema a través de su cuenta de Twitter, donde escribió: “AUSTIN BOMBING SUSPECT IS DEAD. Great job by law enforcement and all concerned!”.

 

Uno de los agentes le disparó al sujeto luego de que activara la bomba. "El sospechoso está muerto y tiene importantes heridas de una explosión que ocurrió al detonar una bomba en el interior de su vehículo. Creemos que este individuo es responsable de todos los incidentes que han ocurrido en Austin desde el 2 de marzo", dijo el jefe interino de la Policía de Austin, Brian Manley.

The Washington Post informó que Manley describió al presunto agresor como un hombre blanco de 24 años de edad, sin dar mayor información. “No entendemos qué lo motivó a hacer lo que hizo”, dijo. Los agentes no descartan que el atacante haya dejado otros dispositivos que todavía no han detonado. "Todavía tenemos que permanecer atentos. Esta investigación todavía está en curso. No podemos decir que se trata de un individuo que actúa por su cuenta", alertó.

Manley no descarta que haya otros dispositivos que todavía no han explotado.VER GALERÍA

Lo que se sabe de las explosiones anteriores

La primera detonación ocurrió el 2 de marzo y provocó la muerte de Anthony Stephan House, de 39 años. La víctima encontró un paquete en la puerta de su casa que luego explotó. House falleció en un hospital una hora más tarde.

Diez días después, un joven de 17 años falleció y su madre resultó herida de gravedad en la segunda explosión registrada a las 6:45 de la mañana del 12 de marzo. Al igual que la primera víctima, la madre encontró un paquete frente a su casa que explotó luego de que lo introdujera a la cocina.

Ese mismo día se reportó otra detonación a las 11:50 a.m. en otra vivienda ubicada a pocos kilómetros de distancia. Una señora hispana de 75 años de edad resultó seriamente herida luego de introducir un paquete que fue entregado en la puerta de su residencia. Hasta este punto se pensaba que el autor de los atentados actuaba por racismo.

La quinta bomba explotó el 20 de marzo en una sede de FedEx, en Schertz, Texas.VER GALERÍA

Sin embargo, The Washington Post informó que el pasado 18 de marzo dos hombres caucásicos de unos 20 años de edad terminaron heridos de gravedad luego de una explosión registrada en Sunset Valley, cerca de una carretera. El jefe de la Policía detalló que la bomba probablemente fue activada por un cable trampa instalado en la acera. Desde entonces se descartó la teoría de que el atacante actuara por motivos raciales.

La quinta bomba explotó el 20 de marzo en una sede de FedEx, en Schertz, Texas, a unos 90 kilómetros de Austin. Esta vez, un empleado de la mencionada empresa de encomiendas resultó herido. Ese mismo día, otro dispositivo fue hallado en un FedEx cercano al aeropuerto de Austin-Bergstrom, pero afortunadamente lo descubrieron antes de que explotara.

La séptima detonación también ocurrió el 20 de marzo, pero la policía dijo que no hay razones para vincular este incidente con las otras dos explosiones registradas más temprano. Esta vez un hombre de unos 30 años presentó varias heridas producto de la detonación.

Más sobre