El juez pide que se investigue si Ana Julia Quezada le dio ansiolíticos al pequeño Gabriel Cruz

Lo hace después de que en un registro se hallase una bolsa con estos medicamentos y es importante para la causa porque confirmaría las sospechas de que el crimen fue premeditado

El Juzgado de Primera Instrucción número 5 de Almería, en España, solicitó que se investigue si Ana Julia Quezada, la presunta culpable de la muerte del pequeño Gabriel Cruz, pudo haber dado ansiolíticos al niño antes de su fallecimiento. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía -comunidad autónoma española donde ocurrieron los hechos-, han confirmado que el magistrado Rafael Soriano ha solicitado esta información debido a que a la dominicana le fueron intervenidas estas sustancias durante uno de los registros a su vehículo y domicilio. Está por confirmarse si los medicamentos eran de consumo propio o no. 

Dichos ansiolíticos fueron localizados específicamente en el vehículo de la acusada, según informó el periódico La Voz de Almería, que también indicó que se está investigando si Gabriel pudo ingerir algún alimento tras su desaparición. Las fuentes consultadas por la agencia EFE indican que el juez está aún a la espera del informe de la autopsia; ya que por el momento solo se cuenta con datos preliminares que apuntan a que el menor murió de asfixia. Las pruebas de toxicología de las muestras recabadas durante la autopsia revelarán si existen restos de dichas sustancias. El hallazgo sería importante porque confirmaría que el crime no fue accidental, como alega la detenida; sino que fue parte de un plan preconcebido, como creen el juez y los investigadores. 

Ana Julia QuezadaVER GALERÍA

El abogado de Ana Julia, Esteban Hernández Thiel, ha declarado en Efe que su defendida se encontraba en tratamiento y que por ello consumía ansiolíticos. También señala que entiende que es obligación del juzgado investigar la aprición de los medicamentos y que, llegado el momento, se "enfrentarán" los resultados de los análisis con la declaración de la presunta autora del crimen en cuestión. Sin embargo, insiste en que considera que la mujer es sincera y que ha cooperado con la justicia para el esclarecimiento del suceso.

El juez Rafael Soriano considera que Ana Julia Quezada "aprovechó un momento temporal en que sabía que iba a estar a solas con el niño", a quien le quitó la vida asfixiándole, y destaca que enterró su cuerpo sin vida en un "hoyo que previamente había hecho con una pala" y posteriormente quiso deshacerse del cadáver en un invernadero de acuerdo a las escuchas acordadas por el juzgado instructor y cuyo contenido está en una pieza separada. "Las pruebas revelan, presuntamente, una falta de sentimientos y humanidad que ella misma ha calificado, que, de ser ciertas, serían de pura crueldad", remarca el magistrado, que mantiene el secreto de las actuaciones.

Más sobre