¡Qué tierno! Barack Obama confiesa: 'Lloré cuando dejé a Malia en la universidad'

Y está feliz de que los agentes del servicio secreto no hicieran comentarios al respecto

Cuando se trata de sus hijas, Barack Obama es un hombre como cualquier otro: sensible, protector y muy cariñoso. Desde antes de habitar la Casa Blanca, Barack mostró un lado familiar que hasta la fecha sigue vigente y que enternece a sus seguidores. Una de ellas fue su reciente confesión durante una conferencia de la Fundación Beau Biden en Delaware, en la que detalló que no pudo contener las lágrimas cuando dejó a su hija mayor, Malia, en los dormitorios de la universidad Harvard.

bo1zVER GALERÍA

“Para todos los que tenemos hijas, todo sucede demasiado rápido. Dejé a Malia en la universidad, y le comenté a Joe y Bill Biden que fue como si me estuvieran haciendo una operación a corazón abierto”, contó el ex Presidente de Estados Unidos.

Como una familia muy unida, Barack y su esposa Michelle estuvieron presentes en este gran paso en la vida de su primogénita. Para ambos, un logro que celebraron como padres al ver que su niña ahora era una chica universitaria. “Este tipo de sentimientos son un recordatorio de que, al final de nuestras vidas, y después de ver todo lo que hayamos logrado, las cosas que recordaremos solo serán las alegrías que nuestros hijos, y esperamos que más tarde, nuestros nietos nos traigan”, contó el feliz papá.

mo1zVER GALERÍA

Después de abrazarse para despedirse y dejar que la joven conociera su nueva vida, Barack y Michelle regresaron a su hogar. Junto a ellos un par de agentes del servicio secreto estaba al pendiente de seguridad y pudieron ver al es Presidente derramando un par de lágrimas por el emotivo momento que acababan de vivir, lágrimas que Malia no vio. “Estoy orgulloso de no haber llorado delante de ella. Pero de regreso, el Servicio Secreto fingió no darse cuenta de que yo estaba llorando y estaba tan confundido. Fue duro”, concluyó el orgulloso papá.

Más sobre