Un viudo, de 94 años, supera la soledad al construir una piscina en su casa para los niños del barrio

Su esposa falleció el año pasado tras perder una batalla contra el cáncer, así que Keith Davidson mandó construir una piscina en su patio para rodearse de la compañía de sus vecinos

En abril del 2016 Keith Davidson, un anciano de 94 años de edad, perdió a Evy, su esposa que, a los 66, no pudo ganar su batalla contra el cáncer. La pareja procreó a tres hijos, pero ninguno les dio nietos y tampoco viven cerca de Keith. Desde que murió de la madre de sus hijos, el ex-juez vivía en la soledad. “Antes mi vida era como un cuento de hadas”, contó Davidson al portal People. “Desde que falleció Evy, todo cambió. Uno llora mucho. Así son las cosas cuando la gente que quieres se despide del mundo”.

keith-davidson-pool-viral-5-1024x515VER GALERÍA

La casa de Keith, situada en Morris, Minnesota, dispone de un patio enorme, y fue por eso que mandó a construir una piscina. “Él siempre ha sido un vecino muy agradable y le encantan los niños”, contó Jaime Mundal, quien vive sobre la misma calle y cuyos dos hijos ahora pasan largas horas en la piscina de Keith. “No tiene nietos, así que por eso adoptó a todos los niños del barrio”, detalló Jessica Huebner, otra vecina del americano.

keith-davidson-pool-viral-3-1024x515VER GALERÍA

Todo mundo está invitado a nadar en su patio, pero Keith impone una regla estrictamente: Para evitar accidentes, por lo menos un adulto debe estar presente para supervisar a los usuarios de su piscina.

keith-poolVER GALERÍA

Jaime y Jessica aseguran que Keith disfruta mucho de esta nueva convivencia los vecinos. "Su casa está llena de vida", dice Huebner. Sin embargo, Davison aún sufre por ausencia de su esposa, con quien mantuvo un matrimonio de varias décadas. Él todavía guarda el reloj de Evy encima de su buró y no piensa quitarlo de allí. Las paredes de la casa aún le brindan muchos recuerdos de su difunta esposa, pues ella las decoró a su gusto.

 

“Evy era toda una dama”, asegura Keith quien, aparte de llamarla “la luz” de su vida, solo lamenta que ella no esté allí para disfrutar de la alegría que ahora le brindan “sus nietos”. “Tener a los niños aquí ha sido muy agradable, me da mucha vida, pero si me es muy triste que ella no esté aquí para disfrutar todo esto conmigo”.

Más sobre

Read more