Miguel Bosé no quiere que sus hijos se involucren en el medio del espectáculo

El cantante desea que sus cuatro hijos se desarrollen en otras disciplinas como la ciencia o la tecnología

Para Miguel Bosé no hay nada más sagrado que la privacidad y seguridad de sus cuatro hijos, tanto que para ellos desea un futuro lejos de los reflectores. El intérprete de 61 años habló ante las cámaras del programa Hoy (Televisa) y compartió lo que le gustaría que Diego, Tadeo, Telmo e Ivo hicieran de sus vidas.

bose1-VER GALERÍA  Miguel Bosé es padre de dos pares de gemelos, Diego y Tadeo, y Telmo e Ivo. Foto: Getty Images

“Mis hijos, yo espero que se dediquen a otra cosa… Otra cosa que no sea la música, vamos a darle un respiro a una generación. (Que se dediquen a) carreras del futuro como ingeniería, robótica, ingeniería molecular o astrofísica y esas cosas, hackers o gamers… se forran”. El cantautor indicó que quiere evitarle a sus hijos las comparaciones con su familia: “Que el giro artístico se diluya. Van a tener que compararse con su padre, con su tía, con su prima, con sus abuelos… ¡Qué horror!”.

miguelhijos-VER GALERÍA  Miguel Bosé desea que sus hijos tengan otras inquietudes como la ciencia y la tecnología. Foto: Instagram Miguel Bosé

Y es que el ADN de los Bosé Dominguín es talento puro. El intérprete de Morena Mía es hijo del torero español Luis Miguel Dominguín y de la actriz italiana Luía Borloni, quien fue Miss Italia en 1947 y una destacada actriz. Las hermanas de Miguel, Lucía y Paola, también se decantaron por las artes y se han desempeñado como actrices. En tanto, la fallecida Bimba Bosé, prima de los hijos de Miguel, fue una talentosa modelo, diseñadora y DJ.

miguelbosebimba-VER GALERÍA  El talento de los Bosé corre por las venas; viene de familia. En esta foto, Miguel y Bimba en los Latin GRAMMY de 2007. Foto: Getty Images

Aunque Miguel Bosé no desea que sus hijos sigan sus pasos, sólo el tiempo dirá, pues los niños poco a poco se van dando cuenta del calibre de su talentoso padre. Algo que Bosé ha inculcado en ellos es el amor al prójimo, legado que les deja para que continúen trabajando en él: “Sí, les voy a dejar el listón muy alto en cuanto a trabajo social. Detrás de Bosé, está Miguel, Miguel como ciudadano que quiere ejercer ese derecho que no necesita ser legislado, que está ahí para todos. Debemos poner en activo el derecho que quiere cambiar las cosas que no nos parecen”.

Más sobre