Johnny Depp, de nuevo en la polémica por un comentario sobre Donald Trump

Horas más tarde, el actor se disculpo por "el mal chiste"

Entre risas y aplausos, Johnny Depp añadió un momento más a su lista de protagónicos en polémicas. Este jueves por la noche, el actor acudió al festival Glastonbury, en Inglaterra, para hablar sobre películas. Sin embargo, la conversación que tuvo frente a cientos de personas tomó un rumbo distinto cuando hizo un par de comentarios sobre Donald Trump, Presidente de Estados Unidos, y cómo podría tener un destino similar al del ex Presidente Abraham Lincoln.

"¿Podemos traer a Trump aquí? Creo que necesita ayuda y existen un montón de lugares maravillosos y oscuros a los que podría ir", dijo en tono de broma al tiempo que los asistentes reaccionaban con aplausos y gritos de emoción. Depp hizo referencia a John Wilkes Booth, un actor responsable de la muerte de Lincoln. "¿Cuándo fue la última vez que un actor asesinó a un presidente? Es solo una pregunta, no estoy insinuando nada, pero ya sé que esto va a acabar en la prensa. Será horrible, no lo dudo, y me encanta que ustedes sean parte de todo ello", agregó sobre el alcance que sus palabras tendrían.

Para evitar que su discurso se tomara como una amenaza directa en la Casa Blanca, trató de explicar que su profesión es muy distinta a la de Wilkes Booth. "Tengo algo más que aclarar, ni siquiera soy un actor. Simplemente miento para ganarme la vida. En cualquier caso, llevo mucho tiempo haciendo esto y creo que ya es momento de irme. Muchas gracias a todos por tenerme hoy aquí", dijo antes de dejar el micrófono y retirarse.

Horas después, Depp reveló a People: "Me disculpo por el mal chiste y de pobre gusto sobre el Presidente Trump que hice anoche. No salió como lo planeé y no intentaba malicia alguna. Sólo trataba de entretener, no de lastimar a alguien", aseguró cobre el acto que la Casa Blanca consideró "triste".

El protagonista de Pirates of the Caribean no es el único intérprete que se ha visto envuelto en un escándalo por demostrar públicamente su desagrado por el actual mandatario de Estados Unidos. Un par de semanas atrás, la comediante, Kathy Griffin publicó un par de fotografías de ella sosteniendo la cabeza de Trump, imágenes que le costaron su trabajo y por las que recibió varias críticas. Madonna se suma a esta lista e, incluso, fue investigada por el Servicio Secreto por expresar sus deseos de hacer estallar la Casa Blanca.

Más sobre