No hay herida que el tiempo no cure. La despedida de Francisco Rivera Ordóñez de la Monumental de Las Ventas sirvió no sólo para decir adiós a su público sino también para lograr lo que parecía inimaginable: su reconciliación con Cayetano Martínez de Irujo.  A su llegada al coso madrileño, el duque de Arjona confesó no tener constancia de la despedida del diestro de la plaza que le vio nacer como torero hace 21 años, pero manifestó su ilusión por volverle a ver torear. “Soy amigo de López Simón, pero me hace mucha ilusión ver a Francisco también”.

cayetano1VER GALERÍA

Durante el emotivo festejo de enorme significado para el diestro, Francisco no dudó en acercarse a la barrera para saludar al que fuera su amigo y casi un hermano para él. Cayetano cogió cariñosamente la mano de Francisco, mientras se fundían en un abrazo. El duque de Arjona le dedicó unas palabras de admiración antes de que Francisco besara cariñosamente la mano de su sobrina, Amina, en una tarde que supuso la reconciliación pública entre ambos.

-Francisco Rivera, arropado por su hija en una 'importantísima cita'

La relación entre Francisco Rivera y Cayetano Martínez de Irujo siempre fue admirable, a pesar de la separación del diestro de Eugenia Martínez de Irujo. Sin embargo a raíz de que Francisco solicitara la custodia de la hija de ambos, Cayetana, marcaría un punto de inflexión en su idílica amistad. El conde de Salvatierra consideró que el torero no habría obrado bien, no sólo con su hermana, sino también con su madre, la fallecida duquesa de Alba, que siempre había mostrado predilección por él.  Finalmente la hija de la duquesa de Alba ganó la batalla judicial por la custodia de su hija, lo que conllevó también un daño añadido para Francisco, el respeto de la familia de Alba. Fue entonces cuando Cayetano decidió apartarse definitivamente de la vida de su excuñado.

cayetano2VER GALERÍA

Sin embargo el destino les volvería a unir. Susanna Griso volvía a contar con ambos en Espejo Público, probablemente a sabiendas de lo que esto supone. En septiembre fichó Cayetano para el programa y unos meses después, en enero, se estrenaba el diestro como contertulio. La primera consecuencia de ese fichaje fue el malestar de Cayetano que puso como condición para su continuidad en Espejo Público que el torero y él no coincidieran el mismo día en el programa.

Fue el propio Francisco Rivera el que habló del ‘obligado distanciamiento’ entre ambos: "Cayetano es muy educado. Teníamos una magnífica relación que se enfrió cuando luché por la custodia de Cayetana, pero si le veo, yo estoy educado a la antigua usanza, no habrá problema”. Además, señaló que “a un padre que lucha por su hijo no se le puede juzgar por luchar. Yo nunca ataqué a Eugenia ni a su familia. Jamás critiqué a Eugenia y nunca dije que no estaba preparada, porque lo está, solo demandé lo que me pedía mi hija que requería más tiempo en ese momento para estar conmigo".

Más sobre

Read more