Lucía Villalón, más tranquila, asegura que se habría 'equivocado' al casarse con Javier 'Chicharito'

Meses después de romper su compromiso con el hombre que creyó era el amor de su vida, la periodista hace un balance de lo sucedido

"De desamor nadie se muere", esa ha sido la frase que Lucía Villalón se repite constantemente después de romper su compromiso de boda con Javier "Chicharito" Hernández, o al menos la que reitera en las entrevistas que ofrece. Además de la ruptura amorosa, a la historia de desamor de la periodista española se agregó un amargo capítulo cuando se enteró que, a las pocas semanas de haberse dicho adiós, él parecía haber reencontrado la sonrisa junto a la actriz mexicana Camila Sodi, con quien vivió una romántica escapada a París que las cámaras de ¡HOLA! captaron en exclusiva.

chzVER GALERÍA

Sin embargo, el tiempo cura las heridas y hace más sencillo asimilar cualquier golpe al corazón. Para el caso de Lucía, esta no ha sido la excepción y después de un par de meses recobrando su propia rutina y apoyándose en sus amigos y familia, poco a poco recupera la sonrisa. Sin nada que esconder, la reportera deportiva de 28 años de edad charló con Woman, a quienes confesó sentirse aliviada de no haber pasado por el altar del brazo del futbolista del Bayer Leverkusen.

"No me pregunto por qué. La pregunta que yo me hago es cómo hemos llegado a esto... Yo soy muy creyente y sé que todo ha pasado porque Dios así lo ha querido, porque si me hubiera casado con él me habría equivocado. Está claro que él no estaba preparado ni le ha dado nunca la importancia que debe", explica la periodista sobre los días posteriores a su ruptura.

lv1zVER GALERÍA

A pesar de su promesa de boda -que sucedería en los próximos meses- la relación entre Lucía y Chicharito no estaba del todo bien. A la reportera la tuvieron que intervenir de emergencia del pulmón a causa de dos neurotórax que la alejaron del hogar que había formado con su novio en Colonia, Alemania, y desde donde se las ingeniaba para cumplir con su trabajo como periodista los fines de semana. Los días en el hospital en España enfriaron más la relación que pronto se volvió a distancia.

Sin embargo, Lucía encontró en la misma distancia y en su trabajo el remedio para curar sus heridas. "No puedo decir que estoy en mi mejor momento, la verdad, pero tampoco en el peor. De desamor nadie se muere; y ahora toca superar la decepción", agregó.

Más sobre