La hazaña de la madre de Ariana Grande en la tragedia del Manchester Arena

Tras el terrible atentado perpetrado en Manchester que acabó con la vida de 22 personas y dejó casi un centenar de heridos, la madre de Ariana Grande tuvo una especial relevancia tras el suceso, ya que contribuyó a que las consecuencias del terrible ataque no fuesen peores.  Joan Grande refugió a un grupo de fans a dentro del camerino de la cantante con el fin de velar por su seguridad hasta que todo se calmase. Gracias a la rápida actuación de la madre de Ariana, los jóvenes pudieron abandonar el estadio con total seguridad evitando el caos y las escenas de pánico que se vivieron en el recinto.

Ariana Grande y su madre, Joan GrandeVER GALERÍA

La  explosión tuvo lugar mientras las más de veinte mil personas que asistieron al concierto estaban saliendo del pabellón, con Joan Grande aún sentada en primera fila. Según informa la publicación TMZ, la madre de la estrella del pop actuó con rapidez acompañando a un grupo de diez fans hasta el camerino para ponerlos a salvo en cuanto vio la situación de caos que se extendía por el pabellón. Muchos supervivientes han contado las escenas de pánico que se vivieron tras el atentado.

-Ariana Grande, el ídolo de niños y adolescentes

-El dolor de Ariana Grande tras el atentado en su concierto en Manchester: 'Estoy rota'

Poco después, Ariana Grande confirmaba que ni ella  ni nadie de su equipo habían resultado heridos, y escribía un mensaje en las redes sociales asegurando sentirse muy afectada. "Estoy rota. Desde lo más profundo de mi corazón, lo siento mucho. No tengo palabras”, dijo  la cantante que ha cancelado por el momento su gira hasta que se recupere emocionalmente.Ariana Grande tenía previsto ofrecer un concierto esta semana en Londres para continuar después su tour por Europa, en el que visitaría Barcelona, donde estaba prevista su actuación el 13 de junio.

Ariana Grande y su novio, Mac MillerVER GALERÍA

Ariana Grande, acompañada de su madre, regresó en vuelo privado a su ciudad natal, Boca Ratón, en Florida. Al salir del avión, las cámaras captaron las primeras imágenes de la cantante tras el atentado en Manchester, donde se pudo apreciar su inmensa tristeza en el rostro. En el aeropuerto local la esperaba su novio, el rapero estadounidense Mac Miller que no veía el momento de abrazarse a ella. Cuando Ariana bajó del avión, Mac se fundió en un emotivo y largo abrazo seguido de un beso. Un emocionado reencuentro entre la pareja a pie de pista tras la tragedia que se vivió en el Manchester Arena.

Más sobre