En ¡HOLA! Salma Hayek nos presenta a su madre, Diana, con quien posa por primera vez

Cuando uno piensa en la actriz más internacional de México, la mente grita sin dudar: ¡Salma Hayek!, activista de los derechos humanos, protectora empedernida de los animales; empresaria, productora, directora y actriz; portavoz de las causas olvidadas y polémicas como la violencia doméstica, cantante y exalumna de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Iberoamericana en México; casada con el magnate francés François-Henri Pinault, introspectiva, muy amiga de sus amigos; sencilla, multimillonaria, disléxica con memoria fotográfica, protagonista del filme Beatriz at Dinner y madre de una hija, Valentina.

salma1VER GALERÍA

Salma y su impresionante madre, Diana Jiménez, posaron para la revista ¡HOLA! en la ciudad a la que están tan agradecidas: Los Ángeles. "Siempre supe que Salmita iba a ser algo grande en su vida, por su caracter, por su forma de luchar por lo que quería. Me sigue sorprendiendo cada vez porque no tiene fin. Una vez alguien me preguntó: ¿Hasta dónde va a llegar Salma? y y o le contesté: 'Hasta donde su capacidad la lleve'", confiesa su madre que fue quien inculcó a Salma su pasión por la música y el arte.

portada-holausa1VER GALERÍA

Salma asegura que estar siempre tan cerca de la familia "me ha influido mucho porque es lo que te da seguridad". Ella es disléxica y asegura que "tiene problemas en la vida real, pero no para el trabajo porque no veo letras, sino imágenes. Tengo memoria fotográfica. Mi sistema de aprenderme las cosas no es la repetición, sino imaginarme la película", confiesa  la actriz de más de medio centenar de películas y nominada a un Oscar por su brillante papel de Frida.

Más sobre