Mila Kunis es, sin duda, la mejor de las hijas o al menos lo es para sus padres Mark y Elvira Kunis, quienes recibieron una grata sorpresa por parte de ella. Con la ayuda de su esposo, el actor Ashton Kutcher y una diseñadora de interiores de la compañía Houzz, Mila remodeló el departamento de sus papás, en el cual viven desde hace más de 24 años. Esta transformación fue doblemente especial para Mila, pues mientras dirigía el proyecto, estaba embarazada de su segundo hijo, Dimitri.

milaashton-VER GALERÍA  Ashton Kutcher fue su cómplice en esta sorpresa para sus padres. Foto: Getty Images

La actriz y su familia llegaron a los Estados Unidos con recursos muy limitados. En una entrevista con Glamour, Kunis recordó lo duro que sus papás trabajaron para que nunca les faltara comida en la mesa. "Mis padres pasaron por un infierno, llegaron a Estados Unidos con sus maletas, una familia de siete y $250 dólares. Eso era todo. Durante años trabajaron tiempo completo y acudieron a la universidad. Iban a clases nocturnas para aprender inglés. Mi madre empezó a trabajar como empaquetadora en una tienda en Culver City. Eso fue a lo que se dedicó hasta que aprendió inglés, entonces pasó a ser cajera. Mi padre tenía… no lo sé, ¿unos siete trabajos? Pintó una casa, también se dedicó a transportar retretes. Conducía un taxi, era repartidor de pizzas... Cualquier cosa que podía hacer, la hacía”.

Con una fortuna de poco más de $30 millones de dólares, cualquiera podría pensar que Mila podría comprarles una gran residencia, pero los Kunis se han rehusado a mudarse, ya que su departamento es un espacio lleno de recuerdos: “Nadie puede hacer que mis padres se muden de ese condo”, dijo en una entrevista para el portal de Houzz. “Nunca se cambiarán, lo aman”. La actriz rememoró sus más lindos recuerdos en ese pequeño departamento, como su graduación de la preparatoria o la vez que adoptó –sin permiso de sus padres– a su primer perro.

milapapas-VER GALERÍA  Mila y sus padres en un paseo por las calles de Londres en 2013. Foto: Getty Images

Mila se asesoró con la diseñadora Breeze Giannnasio, a quien le explicó que uno de los rincones con más vida en el departamento era la cocina, pero que ésta tenía paredes por todos lados y hacía que la interacción fuera difícil. Giannnasio le dijo a Mila que tiraría los muros y que la transformaría por completo. Paredes nuevas, pintura fresca, muebles de moda y detalles vanguardistas fueron parte de la asombrosa transformación, la cual dejó más que complacidos a los suegros de Ashton Kutcher.

En cuanto los padres de Mila vieron la metamorfosis de su hogar, se soltaron a llorar de la emoción. Mila, Ashton, los papás de ella y la diseñadora abrieron una botella de champaña para brindar por el ‘nuevo’ departamento, en el cual seguramente seguirán creando más hermosos recuerdos.

Más sobre