Para Erik Hayser, el rol estelar en Ingobernable, que podría terminar de hacerlo un nombre conocido en toda Latinoamérica, fue un regalo inesperado. Inicialmente, el galán de series como Los Miserables de Telemundo estaba en carrera para otro rol en el proyecto de Netflix, no el del presidente ficticio de México Diego Nava. Pero entonces decidieron tomarle una foto de traje, haciendo de Presidente y ponerla junto a la imagen de Kate del Castillo, quien ya había sido elegida para hacer de Primera Dama. “Ahí dijeron: ésta es la pareja presidencial”, recuerda divertido Erik, al teléfono desde Miami.

kate-erik-600x360VER GALERÍA
Kate del Castillo y Erik Hayser. © Netflix

“Y pues, realmente sin audicionar para el personaje, me quedé con él”, confiesa el actor de 36 años antes de agregar que no le preocupaba que el personaje muriera en los primeros minutos del primer capítulo (aunque siga apareciendo posteriormente a través de flashbacks), gatillando la trama. “Después de que leí el primer capítulo, yo les dije, ‘No necesito leer más’. Con ese primer capítulo y con esa primera secuencia, ya había decidido hacerlo, porque me parecía pues muy, muy, muy contundente”.

A Erik también le parece normal que la gente quiera buscar algún parecido hasta físico y de estilo entre su personaje en Ingobernable y el actual presidente mexicano, aunque se trate de un thriller de acción y no en un comentario político sobre la realidad mexicana. “Eh, pues me parece un proceso normal porque justamente la gente ve lo que conoce y lo que tiene en frente, y creo que el look quizás sea un tanto similar, pero pues la historia no tiene nada que ver con eso, va mucho más allá”, dice el actor. “Creo que lo interesante de este proyecto es que cuenta mucho más allá, y que se centra en la humanidad de los personajes más que en el mundo político. Y eso, pues, abre un abanico de oportunidades para el espectador muy interesantes”.

erik-hayser-ingobernable-3-600x900VER GALERÍA
Erik junto a su hijo en ‘Ingobernable’, el actor Alessio Valentini. © Netflix

“Me parece que hace una recreación de la realidad por la cual está atravesando nuestro país y esto me parece muy afortunado”, elabora Hayser respecto de la serie y de cómo muestra polos de México, desde los círculos de mayor poder a los estratos populares de Tepito y los bajos fondos del hampa. “Creo que estamos viviendo momentos en los que, pues, las historias se tienen que complejizar mucho más y de alguna manera tienen que ponerle al espectador un espejo en el frente, que sean proyectos que, más que entregar respuestas, le generen preguntas al espectador para poder ir más allá del entretenimiento. Creo que eso es lo que buscamos como artistas: hacer proyecto que no solamente entretengan al espectador sino que también lo cuestione, lo confronte y pueda abrir puntos de debate para platicar para que todos podamos como sociedad movernos hacia mejores lugares. Creo que eso es lo que hace Ingobernable: plantear un México de preguntas, un México en el que todos podamos cuestionarnos qué es lo que estamos buscando”.

Ingobernable le dio a Erik la posibilidad de conocer y trabajar con Kate del Castillo, una experiencia que no duda en calificar de “increíble”. “Yo no tenía la fortuna de conocerla, ni siquiera personalmente”, dice, “y me encontré una actriz completa, una actriz comprometida con lo que dice, con lo que piensa, con lo que hace. Y la química, pues se dio de manera natural desde el principio, quizás porque de alguna manera somos muy similares como actores”. Esa química, asegura, creo en el set un proceso creativo “vertiginoso”.

erik-hayser-ingobernable-5-600x400VER GALERÍA
© Netflix

Erik guarda misterio acerca de los muchos proyectos en que está involucrado, aunque confiesa haber tenido un 2016 “de ensueño”, y que ello se traducirá en que lo veremos en diferentes pantallas y mercados: “Vienen más sorpresas y sorpresas que me siguen acercando no nada más al público de México sino pues al mundo”. Sin embargo, a pesar de que Ingobernable podría convertirlo en estrella en partes del planeta que todavía no conocen su rostro, Erik asegura estar disfrutando hacer lo que ama: actuar.

“Jamás he buscado este tema de la fama ni del éxito como tal”, declara. “Yo estoy luchando por tener una carrera respetable, una carrera en la cual se me pueda ver en diferentes personajes, en la cual yo como artista pueda expresarme y de alguna manera aportar para que este mundo sea un mundo mejor; seguir haciendo proyectos con un contenido sólido, con propuestas diferentes y proyectos que siempre puedan brindarle al espectador calidad porque creo que eso es lo que el espectador se merece, cada vez: una televisión de mayor calidad. Ese es mi objetivo, y sobre todo con poner el nombre de México muy en alto”.

Más sobre