El mesero que hizo llorar a Bill Clinton: ‘Si no fuera por usted, yo no estaría vivo el día de hoy’

Parecía que el ex presidente Bill Clinton y su esposa, Hillary Clinton, tendrían una velada tranquila el viernes por la noche en Nueva York, pero en lugar de eso, tuvieron una cena con sentimientos encontrados. La semana pasada acudieron a cenar al restaurante Sea Fire Grill y un mesero se acercó a ellos. Una vez instalados en su mesa, el chico se arrodilló ante Bill y le agradeció por haber salvado su vida. Al escuchar el relato, el ex presidente estrechó su mano con la del camarero y unas lágrimas se asomaron por sus ojos.

Según el Daily Mail, el mesero de origen albanés, habló con Bill Clinton y le contó que él vivió los horrores de la guerra de Kosovo en la década de los noventa. “Señor, quiero agradecerle. Si no fuera por usted, yo no estaría vivo el día de hoy”. En ese entonces, el empleado tenía 16 años de edad y fue torturado junto con su padre y otros miembros de su familia por soldados yugoslavos. En 1999, en un intento por cesar el ataque, el entonces presidente Bill Clinton lanzó una campaña para forzar a las tropas yugoslavas a abandonar Kosovo.

El camarero de 32 años –quien pidió guardar su identidad en el anonimato por temor a las autoridades migratorias- dijo que gracias a esas órdenes militares, él había logrado sobrevivir y huir de Kosovo. Siendo apenas un adolescente, el joven y su familia ingresaron a Estados Unidos en 1999. Al finalizar la cena, los Clinton estrecharon la mano con otros miembros del staff del restaurante, los cuales eran en su mayoría de origen albano.

estatua-VER GALERÍA Hillary Clinton posa en frente a la estatua de su marido en Pristina en 2010. Foto: Getty Images

Para muchos kosovares y víctimas de esa guerra, Clinton fue una pieza clave que impulsó el fin de la guerra. Tras 78 días de intensos bombardeos, el ejército de Yugoslavia abandonó la zona y Kosovo quedó bajo la supervisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Es tal la gratitud del pueblo kosovar con Clinton, que en 2009 se colocó una gran estatua de bronce en su honor, sobre el boulevard que también lleva su nombre en la ciudad de Pristina, Kosovo.

Más sobre