Priscilla Presley, la ex esposa de Elvis, por fin revela por qué se divorció: “Me cansé de solamente vivir su vida”

Tras décadas de haberse divorciado del difunto ‘Rey del rock’, Priscilla Presley por fin habló de su relación con Elvis Presley: “Ni siquiera salíamos. Vivíamos en una burbuja”

La hermosa Priscilla Ann Wagner conoció a Elvis Presley cuando apenas tenía 14 años de edad. Se casó con él a los 21, cuando Elvis habría cumplido 31, y, como es de esperarse, estar casada con una de las estrellas más famosas del planeta fue una experiencia del otro mundo. En ratos para bien, pero en ratos para mal: “Cuando me mude con él a Graceland básicamente me uní a su grupo de allegados, y todos me aceptaron, pero eso fue todo. Nunca salíamos; a Elvis no le gustaba ir a restaurantes porque los fanáticos lo fastidiaban así que vivíamos en una burbuja”.

HAZ CLIC EN LA FOTO PARA VER LA GALERÍA

Priscilla y Elvis Presley.VER GALERÍA

A sus 71, la madre de Lisa Marie Presley y Navarone Garibaldi nunca suele divulgar detalles sobre ‘El Rey’, pero recientemente soltó la sopa en el programa Loose Women: “Lo único que hacías era vivir su vida, no tenías tu propia vida; veías las películas que él quería ver, escuchabas la música que él quería escuchar, solamente ibas a los lugares que él quería — te perdías a ti misma”.

Priscilla y Elvis Presley.VER GALERÍA

La oriunda de Nueva York no solo vivía en una jaula de oro, sino que tenía que cuidarse de las excentricidades de su esposo: “Nunca me quiso observar mientras me vestía. Le gustaba ver el resultado, pero no el proceso”. Priscilla se divorció de Elvis en 1973, tras 6 años de matrimonio, y llegó a la conclusión de que ese estilo de vida no era para ella cuando se dio cuenta que sabía muy poco de ella misma: “Lo dejé porque quería saber más del mundo, saber quién era yo”.

Priscilla y Elvis Presley.VER GALERÍA

Fue una separación amistosa, según contó Priscilla, y aunque Elvis siempre fue “el amor de su vida”, reveló que después de su divorcio “salimos de la corte tomados de la mano y hasta le pregunté — porque para aquel entonces él ya andaba con Lydia Thomson — ‘¿te trata bien? ¿Estas bien?’ Y me respondió ‘Sí, todo bien’. El juez, después de ver esa interacción, comentó ‘pensé que venían a casarse, no a divorciarse’”.

Él me enseñó que hasta en una relación hay que mantener un poco de misterio — nunca se debe revelar todo”, finalizó Priscilla.

Más sobre