La historia de Pablo Ráez y su lucha para concienciar sobre la donación de médula

Con tan solo 20 años, se ha convertido en un ejemplo admirable por cómo afronta su enfermedad

“El 26 de marzo de 2015 me diagnosticaron leucemia, me dieron quimioterapia, me trasplantaron la médula y todo lo que eso conlleva. Llevo un año muy duro, realmente duro, nadie se puede imaginar lo que he pasado, por lo que nadie se puede imaginar lo que puedo sentir ahora al saber que hay un 4% de leucemia en mi médula ósea”. Con estas palabras, Pablo Ráez comunicaba en su cuenta personal de Instagram que volvía a enfrentarse de nuevo a esta enfermedad. La historia de este joven deportista, de 20 años y natural de Marbella, ha conmovido a miles de personas. Sus publicaciones en las redes sociales no han pasado desapercibidas y son muchos los que han escuchado sus palabras: “Donar es vida, conciénciate”. Porque Pablo necesita un donante para seguir disfrutando de la vida, pero no solo él. “Si os hacéis donantes es probable que no solo exista la posibilidad de ayudarme a mí, sino a muchísimas personas que necesitan una médula”, explica. Y añade: “No se puede donar exclusivamente para mí, hay que donar para salvar a cualquier persona”.

Siempre fuerte, siempre. Te invito a que pierdas o inviertas unos minutillos en leer esto. Tengo 20 años, a los 18 me diagnosticaron leucemia, me he dado varias quimioterapias y me he transplantado la medula. Después de unos 10 meses limpio me dicen que vuelvo a tener leucemia, por lo que hay que repetir el proceso, con la diferencia que esta vez no tengo donante de medula. Hay que buscar a fondo. Ya que el transplante ultimo fue de mi padre. Fue en vano. Perdí muchísimo peso , todo el pelo, semanas de fiebre continua, semanas sin comer, semanas vomitando , con morfina, me quede ciego durante dos meses y bueno muchas mas cosas que no vienen al caso. Ahora estoy ingresado de nuevo , al principio tuve mucho miedo cuando me dijeron que me tenia que enfrentar otra vez a lo mismo, imaginatelo! No quería venir al hospital, y hoy ya llevo mas de un mes ingresado. No me quejo la verdad. Cuando me he empezado a recuperar me ha venido una fiebre inesperada que hace que todo vaya mas lento( mi alta) y ahí sigue. Estoy a la espera de tener un donante compatible, por lo que hice un llamamiento a la gente para que se hiciera donante. No por hacerte donante me vas ayudar a mi(o si) pero colaborarás con la sociedad y no te cuesta nada, infórmate en google de como hacerlo si realmente estas interesado. Esta vez he perdido el miedo, he perdido el miedo a estar aquí , a morirme, a sufrir , a todo, será lo que tenga que ser, pero no ha sido fácil llegar a ese punto. La muerte no es triste, los triste es que la gente no sepa vivir y reconocerla. Cuando eres capaz de dejar atrás el pasado,dejando atrás miedos e inseguridades, es cuando puedes afrontar el presente. Conocimiento no es sabiduría, sabiduría es hacerlo. Un guerrero encuentra el amor en lo que hace. Un guerrero es frágil es su único coraje. La palabra coraje deriva de cor, corazón en latín. Tener coraje es sinónimo de echar el corazón por delante. Tener coraje no es no tener miedo, tener coraje es tener la valentía para afrontar ese miedo y actuar con el corazón. Tengamos coraje siempre. Seamos felices siempre #fuerzaraez #siemprefuerte #coraje #donamedula

Una foto publicada por Pablo Ráez. (@srraez) el

Su historia ha tenido tanta repercusión por la manera en la que afronta su enfermedad. Ha trasformado el miedo en esperanza y, aunque se le caen las lágrimas al pensar en “la que se me viene encima”, repite una y otra vez que nunca se va a rendir. “¡Soy un gladiador!”, escribe. “El cáncer no es una enfermedad, es un aviso de la vida y cada uno lo interpreta como sabe y puede. También os lo digo a vosotros, jamás os rindáis... Podéis hundiros, caeros, haceros daño pero siempre levantaros, mirar hacia delante y a cumplir sueños”, publica.

A finales de julio, Pablo volvió al hospital. “Siento tanto tristeza como amor en mi ser. Es duro para mi estar aquí dándome quimioterapia otra vez”, contó. Y es que tras haber superado un primer trasplante de médula había comenzado una nueva vida en Londres y deseaba pasar todo el tiempo del mundo con su novia, con quien se prometió días antes de ingresar. “Quiero soñar contigo por un futuro juntos, sé que llegarán los momentos duros pero estaré a tu lado, juntos podemos, no dejaré de soñar, ahora ya estamos prometidos. Te quiero”, manifestó.

Una foto publicada por Andrea (@andrea_vinyasaflow) el

Pablo afronta esta enfermedad con el amor de los suyos y el de cientos de personas anónimas que al conocer su historia le envían sus mejores deseos y se han animado a ser donantes de médula. A todos ellos, Pablo les da las gracias con mensajes llenos de optimismo. "Gracias de todo corazón a todos los que os estáis animando a donar, es precioso. Gracias a todos los que me apoyáis día a día, vosotros también sois un gran pilar para seguir adelante. Espero seguir sirviendo de ayuda a mucha gente. A vivir el momento presente y siempre fuerte".

Un sinfín de personajes conocidos se han hecho eco de la historia de Pablo. "Fan de este ser humano positivo y luchador!!! Aprendiendo mucho de su discurso!!! Crack", publica en sus redes sociales Dani Martín. "A este fenómenono lo conozco de nada pero le sigo desde hace un tiempo por Instagram y es un ejemplo de fuerza, animo, entereza y alegría. Un ejemplo de vida. Si seguís su historia a través de sus fotos me entenderéis. No es que necesite vuestro apoyo es que se lo merece por ser como es", escribe Miki Nadal. Patricia Pérez, Adriana Abenia... también han mostrado su apoyo a este joven que, según ha declarado en una entrevista a Málaga Digital, cuando salga del hospital solo quiere disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, como "acostarme en mi cama, ir a la playa a bañarme, ver una película con mi novia, dar un paseo...".

Más sobre

Read more