Así es Gerardo Bazúa, el mexicano que conquistó y reconquistó el corazón de Paulina Rubio

La 'chica dorada' y el exconcursante de 'La Voz México' esperan su primer hijo en común

Se conocieron en La Voz México. Ella era la coach y él su alumno aventajado. Paulina Rubio y Gerardo Bazúa han forjado una historia de amor a la que ahora se une un nueve capítulo: la llegada de su primer hijo, como se puede ver en exclusiva en las páginas de la revista ¡HOLA! de esta semana. Pero, ¿quién es el hombre que ha conquistado a la chica dorada?

La propia Paulina Rubio ha reconocido que entre ellos surgió una “conexión inmediata” y fue en mayo 2013 cuando comenzaron a sonar los primeros rumores que apuntaban a que la diva mexicana volvía a estar enamorada. Gerardo Bazúa, concursante de la segunda edición del talent show musical le había robado el corazón y unas imágenes de ellos de vacaciones en Grecia y su paso por la alfombra roja de la inauguración del Museo Jumex, confirmaron que estaban dispuestos a luchar por esta relación.

Paulina Rubio elige ¡HOLA! para confirmar su embarazo con un reportaje exclusivo

Paulina Rubio, una madre orgullosa de su pequeño Nico

Paulina Rubio y Nicolás Vallejo-Nágera, oficialmente divorciados tras dos años de batalla judicial

No era solo ella la que estaba protagonizando una ruptura –en pleno divorcio del empresario español Nicolás Vallejo-Nágera-, Gerardo Bazúa también se hallaba en trámites de separación de Yuriko Sandoval, la madre de sus dos hijos -Gerardo, de once años, y Sebastián, de cuatro-, con la que había mantenido diez años de relación. En octubre de 2014 se captó la primera imagen de Paulina y Gerardo paseando con los hijos de ambos, Andrea Nicolás, Gerardo y Sebastián, por las calles de Miami y desde el minuto uno el cantante ha demostrado tener un gran vínculo con el hijo de ella.

Gerardo, o como se da a conocer: Jerry, nació en Sinaloa hace treinta años e igual que Paulina sintió el amor la música a una edad muy temprana. Mientras ella siendo una niña ya triunfaba con la banda infantil Timbiriche; él, estando en secundaria, comenzaba a actuar en público “armado” con su guitarra. Su preparación musical le llevó a formar su propio grupo, del que él era vocalista, y en el año 2010 estuvo de gira con Shaila Dúrcal. Fue en el año 2012 cuando logró quedar finalista en el concurso que le cambió la vida y gracias al cual conoció a Paulina.

Paulina Rubio y Gerardo Bazúa, una relación que se consolida

Paulina Rubio, un verano para disfrutar de los dos hombres de su vida

¿A qué se refiere Paulina Rubio con su “nuevo comienzo”?

Después de la música –acaba de sacar un nuevo sencillo, Blanco y Negro-, su gran pasión son los caballos y, al igual que Paulina, afirma que sus hijos son el motor de su vida. Una vida a la que pronto se unirá el primer hijo en común de la pareja. Igual de discreto que su pareja en lo que se refiere a su faceta más íntima, Gerardo habló por fin el pasado enero –tras abrir el concierto de Juan Gabriel- sobre Paulina: “Estoy con una gran mujer que merece todo mi respeto… estoy con una gran mujer que llora, que ríe y que goza”.

Unas palabras con las que el mexicano confirmaba que se habían dado una segunda oportunidad y es que en enero de este año la pareja atravesó una crisis que terminó en ruptura. Fue uno de los amigos más cercanos de Paulina Rubio, Óscar Madrazo, quien confirmó la separación en un programa mexicano: “Ella está feliz, siempre está feliz. Realmente, Paulina disfruta mucho cuando está sola”. Poco después, corroboró la noticia: “Ahorita sí. En este segundo, está sola. Está muy bien, muy contenta, tranquila, reposando, pasando unos días de calma mental”. Sin embargo, su amor fue más fuerte y según se dice con una serenata por las calles de París, Gerardo Bazúa reconquistó el corazón de Paulina Rubio.

Más sobre