Besos, abrazos y una gran sonrisa... Así ha abandonado Maite Zaldívar la prisión para disfrutar de su primer permiso

En torno a las 10:45 horas Maite Zaldívar abandonaba con una gran sonrisa la cárcel para disfrutar de su primer permiso penitenciario de seis días. A las puertas del centro malagueño de Alhaurín de la Torre, donde cumple condena de dos años y medio por un delito de blanqueo de capitales, le esperaban sus hijas, Elia y Eloisa, con las que se ha fundido en un abrazo, y también su pareja, Fernando Marcos, que le ha dado la bienvenida con un romántico beso. "Estoy muy feliz", ha dicho a la prensa que se ha congregado en las inmediaciones de su casa.

maitezaldivar3VER GALERÍA

A la hora de otorgarle el permiso, el juez estimó el recurso presentado por la defensa de Zaldívar contra el acuerdo tomado a finales de julio de este año por la junta de tratamiento de la prisión malagueña, por el que se denegó un permiso solicitado. Zaldívar, condenada en la misma causa que Muñoz, la cantante Isabel Pantoja y otras cuatro personas, ingresó en prisión el 27 de octubre del pasado año. Además de la pena de prisión, se le impuso una multa de 1,7 millones de euros, con responsabilidad personal de seis meses de cárcel en caso de impago.

- Maite Zaldívar no abandona la cárcel para asistir al entierro de su madre

- Isabel Pantoja, Julián Muñoz y Maite Zaldívar, sus condenas y consecuencias

maite3VER GALERÍA

El 27 de octubre de 2014, un día antes de cumplirse la fecha límite de cumplimiento de la condena, Maite Zaldívar, cabizbaja y acompañada de sus hijas y su pareja, ingresó en la misma prisión que su exmarido, Julián Muñoz y su hermano, Jesús, que entró cuatro días antes acusado por el mismo delito de corrupción en Marbella. Según reconocieron entonces fuentes cercanas a Maite, lo que más le dolía es que sus hijas, Elia y Eloísa, tengan que ir a prisión, no sólo a visitar a su madre, sino también a su padre y su tío, y lo que más miedo le daba era enfrentarse al día a día en la cárcel.

Más sobre

Read more