Sara Carbonero ya se siente en Oporto como en casa. Así lo aseguraba recientemente, y no deja de demostrarnos que está totalmente volcada en construir esta nueva vida portuguesa en compañía de su chico, Iker Casillas, y su hijo Martín. Un precioso hogar que han llenado de pequeños detalles, una ciudad que poco a poco va conociendo como la palma de su mano y... ¿ una 'vuelta al cole'?

Vuelta a las aulas 📖📚✏️ #hacíamuchotiempoquenoescribíaalápiz #nuevosretos

Una foto publicada por Sara Carbonero (@saracarbonero) el

La presentadora ha compartido en su cuenta personal de Instagram, que estrenó recientemente, una fotografía en la que aparece como la más aplicada de las estudiantes. En un aula, ante una mesa con papeles y documentos y lápiz en mano, Sara posa sonriente vestida con un jersey blanco y pantalones oscuros, enseñándonos el 'look' que escoge para dar clase. "Vuelta a las aulas #hacíamuchotiempoquenoescribía #nuevosretos", escribió junto a la instantánea.

Eso sí, Sara no ha aclarado cuáles son estos "nuevos retos" a los que se enfrenta en las aulas. Lo más probable es que la presentadora esté dando clases de portugués para adaptarse aún mejor a su nueva vida en Oporto. Hablar el idioma era uno de sus principales objetivos, y de hecho hace unas semanas ya se atrevió a escribir algunas palabras en portugués en una de las entradas de su blog, despidiéndose de sus seguidores con esta frase: “Espero que vocês tenham uma semana em cheia! Um beijinho enorme!” ("¡Espero que tengáis una semana plena! ¡Un beso enorme!").

En ¡HOLA!, la casa de Sara Carbonero en Oporto

En Madrid o en Oporto: ¿Dónde se siente 'en casa' Sara Carbonero?

Sara Carbonero comienza a escribir su nueva vida en portugués​

Los planes más inmediatos de Sara Carbonero en Oporto

En verano explicaba su plan de aprender a hablar portugués como una de sus principales metas durante su estancia en Oporto: “Tengo intención de aprenderlo durante el tiempo que estemos aquí, ya estoy mirando sitios donde matricularme”, comentó entonces. Parece que Sara va cumpliendo poco a poco los retos que se propuso al llegar a Portugal, empezando por formar ese precioso hogar que ¡HOLA! mostraba en sus páginas la semana pasada y continuando por sumergirse de lleno en el idioma.

Más sobre