La espontánea reacción del Papa Francisco al ver a un bebé vestido como él

La espontaneidad y la emoción han marcando cada paso del viaje del Papa Francisco por los Estados Unidos. Historias conmovedoras y momentos irrepetibles han puesto cara y apellidos a los otros protagonistas, aquellos que aguardan con cariño el paso del Sumo Pontífice en su país. La última anécdota en darse a conocer tuvo lugar en las calles de Filadelfia, cuando un bebé vestido como el Santo Padre arrancó al Papa una gran carcajada.

La pequeña, llamada Quinn –vestida de blanco y con una pequeña mitra papal dorada- y su madre, Danna Madden, aguardaban en primera fila la llegada del papamóvil mientras se oían los aplausos que anunciaban su llegada. Cuando el Papa Francisco estuvo a la altura en la que se encontraban madre e hija, no pudo evitar romper a reír al descubrir a la niña vestida como él y detener el vehículo, ante las sonrisas del equipo de seguridad que le escoltaba.

La risa del Pontífice, quien no dejaba de hacer un gesto con su mano en dirección a la niña, hizo que uno de los asistentes de seguridad fuera a por ella y la cogiera entre sus brazos con el fin de llevarla hasta el Papa, quien desde el vehículo le dio un beso en la frente, su bendición y pidió que transmitieran un mensaje a sus padres.

Pope Francis Meets Baby Pope: Action News viewer Daniel Madden has quite a story to tell and so will his daughter...when she learns how to talk. #PopeinPhilly --> http://6abc.cm/1OZek66

Posted by 6abc Action News on Sábado, 26 de septiembre de 2015

“El Papa dice que tienen mucho sentido del humor”, dijo el hombre de seguridad a Danna mientras devolvía a sus brazos a Quinn, que se mantenía totalmente tranquila mientras los allí congregados rompían en aplausos y vítores ante el entrañable encuentro.

La conmovedora historia de la niña mexicana que despertó la atención del Papa Francisco

Shakira 'comparte escenario' con... ¡el Papa Francisco!

Leonore de Suecia, protagonista en el encuentro con el Papa Francisco

Este momento fue capturado por las cámaras de Action News de 6CBS, que se encontraban apostados al lado de donde sucedió una de las anécdotas de la jornada. Los padres del bebé contaron al medio que habían vestido así a la pequeña con la esperanza de llamar la atención del Papa, pero nunca esperaron tan espontánea reacción y unas risas que demostraron que Su Santidad también goza de un estupendo sentido del humor.

Lo cierto es que estampas similares se han repetido en los lugares visitados por el Papa, siempre atento a la infancia como con Sophie Cruz, de 5 años, hija de inmigrantes mexicanos que logró entregarle una carta en las calles de Washington. Una imagen, que como la de Quinn, ha dado la vuelta al mundo.

Más sobre