Sara Carbonero comienza a escribir su nueva vida en portugués

Era uno de sus principales objetivos y parece que lo ha conseguido. Sara Carbonero ya se atreve a escribir en portugués, como ha demostrado en su blog. La periodista se despidió de todos sus lectores con la siguiente frase: “Espero que vocês tenham uma semana em cheia! Um beijinho enorme!”. Es decir: "¡Espero que tengáis una semana plena! ¡Un beso enorme!". Sara escribió estas palabras en una postal de Oporto, inspirada por la visita que recibió de una buena amiga de la adolescencia. "Nada más vernos me dio una carta que me había escrito. No os podéis imaginar mi felicidad, la mezcla de sensaciones que me produjo leerla. Sobre todo sentí nostalgia de aquellos tiempos en los que la comunicación escrita era muy diferente a como es ahora", publicó.

Sara se ha adaptado a la perfección a su nueva vida en Oporto y poco a poco ha ido cumpliendo los objetivos más inmediatos que se marcó. A finales de agosto, aseguró que quería aprender portugués. “Tengo intención de aprenderlo durante el tiempo que estemos aquí, ya estoy mirando sitios donde matricularme”, dijo. Y un mes después, ya se defiende con el idioma.

- Los planes más inmediatos de Sara Carbonero en Oporto

Otro objetivo que ha conseguido ha sido hacer de su nueva casa un hogar. Sara se ha encargado personalmente de decorar el lujoso apartamanto en el que vive con Iker Casillas y su hijo Martín. El nuevo hogar de la familia Casillas Carbonero está ubicado en la exclusiva zona de Foz y consta de cinco habitaciones, tres baños, piscina privada, cuatro plazas de garaje y una gran terraza de 140 metros cuadrados con vistas al mar.

Y puestos a cumplir objetivos, aquí va el siguiente. Sara ya se ha perdido por las calles de Oporto, descubriendo nuevos rincones como La Mercearia do Miguel. "Se trata de uno de esos lugares en los que nada más entrar sientes que estás como en casa. Por su luz, por la gente que lo lleva y en este caso además por su deliciosa comida", escribió en su blog.

- Sara Carbonero enseña Oporto a sus amigas con la ayuda de Martín

- Sara y el pequeño Martín aplauden a Iker en su presentación ante el Oporto

La periodista también advirtió que viajaría periódicamente a Madrid cuando estuviera instalada al cien por cien en Oporto. Y ha cumplido su palabra. Sara ha aprovechado su estancia en la capital para reencontrarse con sus familiares y amigos más cercanos. También aprovechó para salir de fiesta con sus antiguas compañeras de laSexta y para disfrutar de la música de Alejandro Sanz junto a su hermana Irene y su inseparable amiga Isabel Jiménez. Según dijo Isabel, Sara está muy feliz en Oporto, disfrutando mucho de su familia. “Necesitaba tener tiempo libre para disfrutar de su hijo, que está en una edad muy bonita”, explicó. Sin embargo, aseguró que no ha parado de trabajar, ya que está muy involucrada con Slow Love y con numerosos temas publicitarios.

El único plan que no sabemos si ha llevado a cabo o está en ello es el de hacer deporte. La periodista quería retomar sus clases de Pilates y salir a correr, pero de momento no ha revelado si ha retomado su afición por la vida sana. Eso sí, desde que vive en Oporto no se pierde ningún partido de Iker. Cuando el portero jugaba en el Real Madrid, Sara no solía asistir al Santiago Bernabéu, y su presencia se reducía a eventos muy relevantes y de caracter familiar, como la celebración de la décima Copa de Europa. "Sí, ha sido más difícil llevar a mi familia al Bernabéu que al estadio Do Dragao de Oporto", reconoció el portero a Papel, la nueva publicación de El Mundo. Iker reconoció en dicha entrevista que su vida en Portugal es "algo más fácil" que en España, donde estaban sometidos a una gran presión mediática.

Más sobre