Kiko Rivera ha vuelto a estallar. Las redes sociales han sido de nuevo el vehículo que ha utilizado el hijo de Isabel para volcar sus pensamientos, y eso que hacía algún tiempo que se mantenía al margen de los que se hablaba sobre su familia. Sin embargo, una broma en televisión de la presentadora Anna Simon, en el programa Zapeando, referente a Isabel Pantoja hizo que el DJ explotara y en varios mensajes expresara su malestar por las cosas que se dicen sobre ella.

kiko-rivera1VER GALERÍA

“Cuando dejarán en paz a mi madre. ¿No tenéis bastante ya? Que nos dejen vivir ya de una vez. Por favor, que cada uno viva su vida, que seguro que cada uno tiene bastante con la suya”. En sucesivos tuits escribió Kiko estos mensajes en los que se nota claramente su enfado y no es la primera vez. Tanto él como su hermana Isabel han utilizado este vehículo para salir al paso de comentarios, dirimir sus desencuentros o defender a su madre, que continúa cumpliendo condena en la prisión de Alcalá de Guadaira.

Ha transcendido estos días un informe del otorrino que atendió a la artista, en el que señala que padece atrofia vocal, lo que podría dificultar en el futuro su vuelta a su profesión. “La paralización de su actividad profesional produce atrofia vocal y vicios fonatorios que, de no ser tratados en su momento, pueden hacer más tortuosa su incorporación a la vida laboral” señala dicho informe. La hija de la artista ha retuiteado además estos días los comentarios que se han hecho acerca del estado de ánimo de su madre, que estaría muy afectada por tener que continuar en la cárcel.

Un nuevo revés empaña la situación de la familia Pantoja

Kiko Rivera envía una carta a su hermana María Isabel para hacer las paces, pero ataca a Dulce, la que fuera su niñera

Por ahora la artista no ha obtenido el tercer grado penitenciario que le permita salir de prisión, ni tampoco se ha puesto fecha a un nuevo permiso que le permita pasar algo de tiempo con los suyos. El último lo obtuvo en el mes de agosto y fue después cuando permaneció cerca de 20 días ingresada en el hospital para tratar sus problemas con el azúcar. Sin embargo, cuando su estado mejoró tuvo que volver al centro en el que cumple condena.

Más sobre

Read more