La primera en poner el apellido Waterhouse en el firmamento de la moda y, poco a poco, también en el cine fue Suki. De la cosecha de 1992 –como sus amigas Cara Delevingne y Georgia May Jagger- forma parte de esa “armada” de estilo y belleza británica que en los últimos años ellas se han encargado de exportar al mundo. Después llegó su hermana mediana, Immy, que con unos rasgos y un apellido idénticos se hizo pronto un hueco en el mundo de la moda y de las it-girls. Y cuando pensábamos que ya habíamos conocido a toda la familia… ¡Sorpresa! Los mellizos Waterhouse también prometen dar que hablar.

Un cazatalentos descubrió a Suki a los 16 años y esto le cambió la vida. Lo que no sabía la mayor de cuatro hermanos del barrio de Chiswick, al oeste de Londres, es que en cierta medida también cambiaría la de los Waterhouse que venían por detrás.

- La hermana de Suki Waterhouse pide paso

- Suki Waterhouse y el juego de las diferencias

- Suki Waterhouse, la nueva 'osada' de Hollywood

La carrera de Suki saltó de la moda al cine y del Reino Unido a la Casa Blanca, en donde estuvo cenando junto al matrimonio Obama durante el tiempo que salió con Bradley Cooper. Un camino que cualquiera podría desear, así que no es extraño que su hermana Immy decidiera seguir sus pasos y fichar por la agencia de modelos Next London.

HAPPY BIRTHDAY to my not so little anymore best friends xxx they grow up so damn fast @maddiwaterhouse @charliewaterhouse1

Una foto publicada por Immy Waterhouse (@immywaterhouse) el

The Water women unite

Una foto publicada por sukiwaterhouse (@sukiwaterhouse) el

“Suki me ha demostrado que el trabajo duro tiene su recompensa, aunque el rechazo es parte de este mundo”, reconoció Immy en una reciente entrevista. Su hermana ha sido una gran influencia para ella y le ha enseñado a reivindicar su belleza más allá de los cánones fijados. “Mi altura no es la de una modelo (mide 1,67 metros), pero mi hermana me aconsejó que me olvidara de los estereotipos”.

Viendo el éxito de sus hermanas mayores y criada rebuscando en el armario de estas, Maddie, de 16 años, ya ha comenzado a demostrar sus dotes frente a la cámara -aunque de momento sea solo la de su móvil y a golpe de selfie- y su pasión por la moda. La pequeña de la casa guarda un gran parecido con sus hermanas: atlética, rubia, cejas gruesas, con la inconfundible nariz “waterhouse” y los ojos azules, como Immy.

Maddie no cierra la saga Waterhouse, puesto que tiene un hermano mellizo Charlie, que aunque es el que menos se prodiga en las redes sociales y no ha mostrado mucho interés por el área que dominan sus hermanas, tiene otras habilidades con las que ya comienza a hacer negocio. El único hijo varón de la familia siente pasión por el dibujo y comienza a imprimir sus diseños en camisetas que vende a través de su página web.

Waterhouse kids ❤️ @cutlerandgross

Una foto publicada por sukiwaterhouse (@sukiwaterhouse) el

@maddiwaterhouse123

Una foto publicada por sukiwaterhouse (@sukiwaterhouse) el

Así que con estos mellizos, que cumplieron los 16 años hace tres semanas, la familia parece que tiene mucho más que ofrecer. De momento, Suki solo ha acudido a eventos con su hermana Immy, pero podría no tardar mucho en dar a conocer a la pequeña Maddie. Los fans de la británica están de suerte: hay Waterhouse para rato.

Más sobre