HACEMOS UN REPASO POR LOS REPORTAJES QUE LLENARON LAS PÁGINAS DE LA REVISTA DE HACE VARIOS AÑOS

Rocío Jurado y Ortega Cano presentaron en ¡HOLA! a sus hijos José Fernando y Gloria Camila en 1999

'Mami, ¿a qué somos una familia?', preguntaba el pequeño a la cantante

"Al fin han visto el sueño cumplido y ya tienen a sus hijos adoptivos con ellos en su casa tras haber ido a buscarles a Colombia, donde vinieron al mundo. Lo niños se llaman José Fernando y Gloria Camila. El niño tiene seis años y tres la niña. Nacieron un 17 de junio y un 21 de febrero, respectivamente. Rocío Jurado y Ortega Cano ven que la vida también les ha cambiado totalmente. Como a sus hijos. Ahora, pocos días después de su llegada de tierras colombianas, el popular matrimonio ha posado con sus hijos en su chalé madrileño. Con ellos también estaban Rocío y David, los nietos de la cantante". Así recogía en 1999 el número 2.887 de la revista ¡HOLA! un momento que Rocío Jurado calificó como "el día más feliz de su vida".

En ese momento tan especial, Rocío Jurado y Ortega Cano también quisieron tener a su lado a los nietos de la cantante. Los pequeños Rocío y David, hijos de Rocío Carrasco y Antonio David Flores, compartieron con entusiasmo la llegada de los nuevos miembros de la familia. En una de las fotografías se puede apreciar como Rocío y Gloria Camila compartían juegos y se hacían buenas amigas, tía y sobrina comenzaron entonces una entrañable relación que dura hasta el día de hoy, cuando faltan pocas semanas para que la nieta de Rocío Jurado cumpla la mayoría de edad.

- Rocío, ¿por qué no habéis querido posar con vuestros hijos en Colombia?
- Nosotros teníamos nuestros motivos para que los niños no fueran fotografiados allí. Por un lado, estaban los psicólogos que decían que los niños venían de un mundo diferente y que no podían enfrentarse a tanto trajín y, por otro, pues que todavía no estaban entregados a nosotros verdaderamente, ya que su padre y yo estábamos, digamos, a prueba, y no se podían hacer fotos de ellos.

- ¿Cómo están los niños?
- Felices desde el primer día. Cuando nos los entregaron fue para nosotros el día más importante de nuestra vida.

- ¿Recordáis aquel momento, José?
- Nos dijeron que no tenía que haber nadie en el cuarto salvo nosotros. Los niños llegaron con un ramo de flores cada uno diciéndonos "papá y mamá".

- Vuestra vida habrá cambiado completamente...
- Con nuestros hijos estamos viviendo momentos muy emocionantes, minuto a minuto. Son niños que nos quieren mucho, a pesar del poco tiempo que llevamos todos juntos. Fíjate, hoy mismo les he dicho que tenían que comportarse muy bien, porque estaba la prensa y les iba a conocer en el mundo. Son dos criaturas con una inteligencia que a mí me agrada mucho. Son dos críos muy despiertos a los que hay que frenarles y no arrearles, como yo digo.

- Parece que tú estás más volcado en el niño.
- ¡Qué va, qué va! Eso es lo que se habrá visto en las fotos, pero a su madre también la quiere muchísimo.
- A la hora de ponerse cariñoso -interviene Rocío- los dos son cariñosísimos y muy tiernos. Hay una anécdota de José Fernando, como veía que nos miraba pensativo, le pregunté que qué era lo que estaba pesando, a lo que él me respondió: "Mami, ¿verdad que somos una familia?" Entonces se me saltaron las lágrimas. Me emocioné muchísimo.

- ¿Y qué dice la pequeña Rocío?
- Ella quiere ser la mamá de los dos. Cree que su tía, o sea, Gloria Camila es más pequeña que ella. Se le ha metido eso en la cabeza, aunque Ro es ocho meses más pequeña. Siempre quiere bañarla, vestirla y todo.

- Rocío, ¿Qué fue lo primero que os dijeron los niños cuando supieron que iban a venir a España?
- Estaban locos de contentos. Antes de llegar nosotros a Colombia, un matrimonio que estuvo con ellos una semana les enseñaron una foto nuestra y les decían que su mamá cantaba y su papá toreaba. Entonces, José Fernando y Gloria Camila iban diciendo: "Mi mamá canta y mi papá torea vaquitas".

- ¿Vais a seguir llamándolos José Fernando y Gloria Camila?
- Por supuesto. En Colombia nos dejaron legalmente añadir un nombre a cada uno de nuestros hijos y le pusimos José al niño, por mi marido, y Gloria, como mi hermana, a la niña. A mí también me gusta mucho el nombre de Fernando porque así se llamaba mi padre. Por otra parte, hemos querido también respetar el mundo anterior de nuestros hijos para que no se sientan desligados de toda su vida anterior.

- A lo mejor es un choque para los niños venir a un mundo tan diferente, Rocío.
- Sí, pero cuando los choques son para mejor...

- José, ¿es cierto que les habéis comprado un caballo?
- Lo que pasa es que un día me los llevé a montar a caballo y entonces dicen que tienen un caballo que se llama Carusso. Pero si quieren un caballo van a tener uno o dos. Los que quieran.

¡HOLA! cumple 70 años de historia.

 

 

Más sobre

Read more