Un estadounidense hace historia al cruzar las cataratas del Niágara sobre un cable

by hola.com

El funambulista Nik Wallenda se acaba de convertir en la primera persona que ha cruzado las cataratas del Niágara al caminar sobre un cable situado a más de 60 metros de altura los más de 500 metros que unen las dos orillas de la famosa caída de agua. El estadounidense completó en poco más de 25 minutos la caminata, realizada en medio de la noche y ante una multitud de miles personas. Durante la dura prueba, Wallenda fue capaz de hablar con su padre, Terry, con quien estaba conectado con una radio.

En contra de su voluntad, y por presiones de la cadena de televisión estadounidense ABC que patrocinó el espectáculo, Nik realizó la caminata con un arnés de seguridad. Ahora el funambulista, de 33 años y cuyo nombre está asociado con un récord Guinness por atravesar en bicicleta en 2008 la cuerda floja más larga y elevada del planeta, puede añadir con orgullo una nueva hazaña a su historial.

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Wallenda inició su histórica caminata poco después de las 22.15 de la noche del viernes en el lado estadounidense de la catarata Horseshoe (Herradura), la mayor y más conocida de las caídas de agua que componen las cataratas de Niágara. 
El momento más peligroso de la caminata de Wallenda se situó en el medio del recorrido donde el muro de rocío que crea la caída de más de 2 millones de litros de agua por segundo es más intenso, lo que redujo significativamente la visibilidad. 
El funambulista completó la prueba con la que hizo nuevamente historia bajo la atenta mirada de miles de espectadores que no quisieron perder detalle de este momento intenso y cargado de adrenalina. 
Vista aérea de las cataratas del Niágara. Wallenda dio los últimos pasos sobre el cable corriendo y fue recibido por las autoridades migratorias canadienses, para formalizar la obligación burocrática de presentar su pasaporte. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie