Mundo singular

Un oso salvaje muy aseado

by hola.com

Volker Deecke, un estudioso del comportamiento animal, se encontraba en Glaciar Bay, Alaska, cuando se topó con un oso pardo salvaje que estaba haciendo algo que le llamó poderosamente la atención: el animal, que se encontraba en el agua, estaba frotándose la cara con una piedra. Nunca antes se había visto a un oso utilizar ningún tipo de objeto. Por eso el investigador decidió espiar al oso para averiguar qué estaba haciendo. Tras observarlo durante un buen rato sin que el animal notara su presencia, Deecke llegó a la conclusión de que el oso estaba aseándose. Había escogido una piedra para exfoliarse la piel de la cara. La piedra estaba cubierta de percebes, lo que, según el investigador, pudo facilitar esa función exfoliante que a menudo realizan con sus propias uñas cuando mudan la piel o rascándose contra árboles y grandes rocas. Repitió la acción de limpiarse la cara hasta tres veces, con tres diferentes rocas cubiertas de percebes.

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Foto: Volker Deecke 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie