La gran fiesta blanca del Real Madrid en Cibeles, en fotos

Todos los jugadores del equipo, encabezados por el capitán Iker Casillas, brindaron el 32º título de Liga a la afición

by hola.com

El Real Madrid vio por fin realizado su gran sueño de convertirse, después de cuatro años, en Campeón de la Liga de Fútbol y ha querido compartir con la afición que le ha estado animando semana tras semana. Así, los jugadores del equipo blanco llegaron a la Cibeles subidos en un autobús dispuestos a ponerle a la diosa la bandera y la bufanda del equipo. Fue Iker Casillas, en calidad de capitán, el encargado de subir a colocársela en el cuello. El portero le dedicó el triunfo a todos los madridistas y prometió que, si este año han ganado la Liga 32, al año próximo ganarán la décima Champions. Además, no paraba de besar el escudo del Real Madrid en una jornada que nos dejó imágenes muy significativas, como la de Casillas y Cristiano Ronaldo abrazados y bailando. Todos los jugadores, el entrenador José Mourinho y el equipo técnico saltaron y bailaron al son de We are the Champions.

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Los jugadores del Real Madrid saludan a los aficionados desde el autobús que les lleva a Cibeles 

Cristiano Ronaldo saluda en presencia de Casillas

 

Casillas besa el escudo de su camiseta

 
Los futbolistas saludan a los aficionados mientras el autobús avanza por la Castellana 
El autobús del Real Madrid a su llegada a la plaza de Cibeles 
Los jugadores del equipo blanco saludan a los aficionados 
Los jugadores del Madrid llegan a la Cibeles 
Los jugadores del Real Madrid y el entrenador José Mourinho celebran el título 
El capitán del Real Madrid, subido en una grúa para colocarle la bandera de su equipo a la diosa 
Casillas coloca la bandera del Real Madrid a la Cibeles 
La jornada nos dejó imágenes muy significativas, como la de Casillas y Ronaldo abrazados 
Todos los jugadores bailan al son de "We are the Champions" 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie