reciclar-muebles-pintura

DIY

Dale una nueva vida a tus muebles antiguos con pintura

Lo único que necesitas para renovar tus muebles es una buena mano de pintura. Te contamos cómo hacerlo paso a paso

La pintura es la clave para reciclar un mueble en desuso como la cómoda que te vamos a mostrar a continuación. Sus tiradores clásicos, el barniz viejo de poliuretano que le da ese brillo anticuado… ¡Estaba pidiendo un cambio a gritos!

La técnica y los productos, en función del estilo

Para obrar el milagro, se ha utilizado chalk paint (o pintura a la tiza) de diferentes colores, ya que se pretendía lograr un estilo rústico y relajado, con un aire provenzal. Sin embargo, el cambio se puede conseguir con otro tipo de técnicas y pinturas, en función del acabado deseado: envejecido, lacado, etc.

Lee: ¿De verdad sabes lo que es el ‘chalk paint’ y dónde puedes usarlo?

Materiales y herramientas

Además de la pieza que quieras renovar, necesitarás pintura en los colores deseados (en este caso, se ha utilizado chalk paint en color amarillo mostaza y dos tipos de verde, hierba y oliva), cuatro tiradores, masilla de madera, cera transparente, barniz mate incoloro en aerosol y un taco de lija.

Te harán falta algunas herramientas: un taladro con broca fina de madera, destornillador, una brocha redonda y una plana, una espátula pequeña y un metro.

Lee: Luce el encanto de los muebles antiguos y consigue un estilo 'shabby'

Preparar la pieza

  • Antes de empuñar la brocha, es importante preparar el mueble lo mejor posible. En este caso, como se van a cambiar los tiradores, lo primero que hay que hacer es retirar los antiguos con ayuda de un destornillador del tamaño adecuado.

  • Ahora rellena los agujeros de los tiradores en el frente de los cajones con masilla de madera. Alisa con la espátula y deja secar el tiempo recomendado por el fabricante. Cuando se haya endurecido la masilla, lija el frente de los cajones hasta que quede completamente liso. Los agujeros habrán desaparecido.
    Un consejo: en este punto, no está de más lijar de forma ligera la superficie del mueble para matar el brillo del barniz y lograr que la pintura se adhiera mejor. Con la chalk paint este paso no es necesario, pero no viene mal que lo hagamos para asegurarnos un resultado mejor.

La pintura, la clave de la renovación

  • Llega el momento de comenzar a pintar. Remueve la pintura durante un buen rato para asegurarte de que todos sus componentes se mezclan totalmente. Pinta el cuerpo del mueble con la brocha redonda, dando pasadas largas en el sentido de la veta. Procura que no queden demasiadas marcas, aunque en la primera capa es inevitable.

  • Mientras se seca la pintura de la cómoda, pinta el frente de los cajones. Los dos pequeños de la parte superior se pintaron con un amarillo mostaza.
    Un consejo: si es posible, utiliza una brocha para cada color, es más cómodo. En cualquier caso, puedes utilizar una sola para todo si la lavas bien con agua (en caso de que estés usando pintura acrílica).

  • El segundo cajón se ha pintado en verde oliva y el tercero en verde hierba. Una idea: puedes utilizar la técnica de los colores degradados o efecto ombré. Queda genial en muebles con varios cajones. La idea es elegir un tono y pintar el último cajón. El siguiente cajón se pinta del mismo color pero más claro (se consigue añadiendo pintura blanca) y así, se va disminuyendo gradualmente la intensidad del tono. ¡El resultado es genial!

  • Cuando ya hayas pintado todos los cajones, aplica una segunda mano de pintura blanca al cuerpo de la cómoda. Los cajones también llevan dos capas, dejando secar el tiempo suficiente entre ellas.

  • Lija algunas partes de la cómoda, en especial los bordes y salientes, hasta levantar ligeramente la pintura blanca, de forma que se vislumbre la madera oscura que hay debajo. Para el acabado del mueble tendrás que aplicar cera incolora con una brocha limpia y seca, y después frotar con un trapo limpio que no suelte pelusa. Haz lo mismo con el frente de los cajones.
    Un consejo: aplica una capa de barniz incoloro mate en la parte superior del mueble, en el tablero, para una mayor protección. Este paso es importante en mesas, aparadores, etc. que tienen más uso.

Nuevos tiradores, nueva apariencia

  • A continuación, hay que hacer los taladros para los nuevos tiradores. Halla con el metro el centro exacto del frente de cada cajón y márcalo. Haz el agujero con el taladro y la broca, colocando la herramienta de forma perpendicular a la superficie.

  • Por último, atornilla los tiradores en el frente de los cajones. ¡Ya tienes tu mueble como nuevo!

Lee: 20 ideas para darle un aire 'vintage' a la decoración de tu casa

Más sobre

Read more