Cocinas abiertas

Tendencias en cocinas

Cocinas abiertas al salón y al comedor: una nueva forma de vida en familia

La cocina de este siglo derriba muros y conquista la vivienda, convirtiéndose en la estancia preferida para el día a día. Descubre cómo diseñarla, para que no tenga problemas de adaptación.

by hola.com

Actualmente, tal y como ocurrió en la época de nuestros abuelos o bisabuelos, la cocina es el corazón de la casa. La estancia capaz de hacer que los espacios latan con fuerza y en un clima de armonía. Por eso, ¿por qué dejarla sola como una habitación más? Es hora de abrir la puerta, tirar algún tabique e integrarla al resto de la vivienda.

¿Quién debe adaptarse a quién?

La Asociación de Mobiliario de Cocina (AMC) lo tiene claro: la zona común y social de la casa debe adaptarse a la cocina y no, como podrías pensar, al revés. El ‘open concept’ afecta al espacio total, ya que factores como la toma de agua, la electricidad y la ventilación, por ejemplo, determinan la distribución y el diseño. Además, la estética y la organización del salón o el comedor son mucho más flexibles y pueden jugar con la decoración como elemento de cohesión.

Cocinas abiertas VER GALERÍA

Tener o no tener

Para que una cocina abierta funcione, es preciso barajar ciertos aspectos prácticos y estéticos, para que todo vaya en sintonía decorativa, pero también conserve su razón de ser. Al fin y al cabo, una cocina es una cocina, no lo olvides. “Debe tenerse en cuenta el diseño y la calidad de los muebles, para que se integren en el resto del hogar; elegir una encimera que, además de ser resistente, aporte personalidad y elegancia a la estancia, y complementar el mobiliario con electrodomésticos de última generación, que no solo hagan menos ruido sino que tengan más potencia. Por ejemplo, si la campana extractora no absorbe los humos con precisión, el olor y la grasa de los alimentos puede impregnarse en el resto de estancias”, señalan desde AMC.

Cocinas abiertasVER GALERÍA

Escaparate de la casa

Las cocinas abiertas aportan versatilidad, funcionalidad, luminosidad e, incluso, metros extra a la vivienda, pero tienen un ‘pero’: están en continua exposición. De manera que siempre deben estar sino impecables, al menos ordenada y limpia, para que no transmita la sensación de caos generalizado. “Para ello, es recomendable situar los muebles menos bonitos en las zonas más ocultas y panelar los electrodomésticos”, aconsejan desde la Asociación de Mobiliario de Cocina. A la hora de elegir los muebles para vestirla adecuadamente, es importante que den continuidad a la estética del mobiliario de cocina con el comedor y salón, eligiendo mesas y sillas singulares, que aporten un toque de originalidad.

Cocinas abiertasVER GALERÍA

Grande o pequeña: todo es posible

Este nuevo concepto, asociado cada vez más con la diversión y la calidad de vida y que lleva un tiempo pegando fuerte en las tendencias de hogar europeas, es apto tanto para cocinas pequeñas como XL. Así, si disponemos de una de grandes dimensiones podemos instalar una isla central, siempre que contemos con un espacio mínimo libre alrededor de 90 cm. Precisaremos también llevar a la parte central instalaciones de agua y luz. “Este caso también se conoce como cocina independiente en el centro. De este modo, cocinar se convierte en el corazón de las actividades, junto con la familia y los amigos, siempre en contacto visual con los que están presentes. En el caso de una independiente, el espacio necesario no será mayor que para una en forma de 'U', porque la isla o la península sustituyen a la pared que la separa del salón. Además, se puede utilizar como barra”, explican desde AMC.

Cocinas abiertasVER GALERÍA

Los metros no son un problema en una planificación ‘open concept’. De esta manera, si se trata de una cocina mini, las soluciones más idóneas son emplear barras para delimitar el espacio, o bien incorporar mesas ocultas, capaces de cubrir esa necesidad de superficie, pero sin ocupar metros cuando no se utilizan.

Más sobre: