¿Tienes una simple estantería de metal? Conviértela en un mueble de diseño para tu estudio

Con los materiales adecuados y grandes dosis de imaginación pueden transformar la pieza más anodina en un increíble elemento de decoración.

Mantener el orden en nuestro espacio de trabajo en casa es un factor fundamental a la hora de realizar satisfactoriamente cualquier tipo de actividad, ya sea relacionada con el ocio, con el estudio o con la propia faceta profesional. Si bien está demostrado que un escritorio bien organizado nos ayudará a ser más productivos y a rendir mejor, tampoco debemos descuidar el estado del mobiliario del resto de la estancia. De este modo, las estanterías son otros de los elementos esenciales de un estudio o despacho que, además de proporcionar un espacio para el almacenaje de libros o documentos, también pueden jugar un papel primordial en su decoración.

Una vez más, lo más caro no tiene que ser siempre lo más efectivo. De hecho, una simple estantería básica de metal (disponibles en cualquier gran superficie de bajo coste) puede convertirse en un increíble mueble de diseño si sabemos darle el toque adecuado y, lo que es mejor, perfectamente adecuado a nuestras necesidades específicas. El toque industrial es una de las últimas tendencias en la decoración del hogar, sobre todo en combinación con otros materiales más cálidos y acogedores como la madera.

detalle-estanteria-metalVER GALERÍA

Lee: Normas muy sencillas (y efectivas) para tener tu casa en orden

Creatividad al poder

Para conseguirlo tan solo necesitas hacerte con archivadores, cajas y bandejas lisas de madera o cartón (mejor si son reciclados) y grandes dosis de creatividad. Elige los papeles decorativos que más te gusten y combínalos de manera armónica creando piezas únicas. No olvides etiquetarlos correctamente para tener tus cosas localizables en todo momento. Colócalos por bloques -poniendo las cosas que más uses en las baldas centrales- y alterna entre ellos otros objetos decorativos que te hagan sentir bien. Las plantas suelen ser una excelente opción puesto que además de favorecer un ambiente más saludable, el toque verde mejora el ánimo y llena de vitalidad cualquier habitación.

Ya solo queda ponerte manos a la obra. Sigue estos sencillos pasos y convierte una anodina estantería en un mueble de lo más 'cool'.

Lee: Un despacho ordenado y... ¡divertido!

detalle-estanteria-metal-1VER GALERÍA

Materiales:

  • Una estantería metálica básica
  • Archivadores, cajas y bandejas de madera o cartón
  • Papel decorativo adhesivo de distintos colores y estampados
  • Etiquetas de papel
  • Cartulinas de colores
  • Cordón fino
  • Cinta adhesiva
  • Tijeras o cúter
  • Lápiz
  • Rotuladores
  • Elementos decorativos al gusto (macetas, figuras, marcos…)
     

Pasos:

  1. Si es nueva, monta la estantería paso a paso según las instrucciones del fabricante
  2. Coge los archivadores y bandejas y decóralos a tu gusto cortando piezas de papel decorativo de distinto color y tamaño
  3. Crea etiquetas personalizadas dibujándolas y recortándolas en cartulina. También puedes optar por comprar etiquetas ya hechas
  4. Perfóralas y coloca un trozo de cordón para poder colgarlas de los archivadores utilizando un trozo de cinta adhesiva
  5. Distribuye los archivadores y carpetas de la manera que más te guste sobre las baldas de la estantería y alterna entre ellos algunos objetos decorativos sin que quede demasiado recargado. Recuerda que el objetivo de la estantería es tener tus cosas organizadas y localizables

detalle-estanteria-metal-2VER GALERÍA

Más sobre

Leer más