IDEAS DECORACIÓN

Llega el frío: ¿Encendemos la calefacción o prendemos la chimenea?

Los nuevos modelos no solo son más confortables y eficientes sino que, además, se convierten en protagonistas decorativos de los espacios, tanto en invierno como en verano. ¿Su secreto? Un diseño a prueba de modas.

Por mucho que lo estemos esperando (incluso deseando), el frío suele llegar sin avisar. Por eso, es preciso que acondiciones la casa y la prepares para la nueva estación. A un básico como es la calefacción de gas, se les suma otros sistemas, complementarios o principales, según el caso, que buscan convertir tu hogar en un lugar confortable y cálido, donde refugiarte de las bajas temperaturas.

Alrededor del fuego

Sentarse frente al fuego, coger un libro o no cogerlo, mirar las llamas, dar una cabezada o tomar un café calentito… Lo sentimos, pero aunque el calor limpio o invisible (suelo radiante) es el que manda en el termostato de nuestra vivienda, nos negamos a renunciar a la chimenea o la estufa, especialmente ahora que sus cualidades técnicas y su diseño tienen mucho que decir.

Calor de hogar VER GALERÍA

Cada oveja con su pareja

O lo que es lo mismo: cómo elegir el sistema que mejor se adapte a tus necesidades y estilo de vida porque no es lo mismo calentar una casa en el campo que una en la ciudad o una vivienda de pocos metros en Málaga que en Santander. Las chimeneas vienen dispuestas a revolucionar el panorama ‘deco’ actual, ya que no solo pueden presumir de belleza sino también de una gran inteligencia. Así, algunas pueden convertirse en auténticos sistemas de calefacción, al ser capaces de distribuir el calor por todas las habitaciones de la casa e, incluso de conectarse a la instalación hidráulica de radiadores y sanitarios.

Las estufas, por su parte, son la opción ideal para aquellas personas que quieran disfrutar de la belleza de un buen fuego, pero sin las incomodidades y el tener que estar siempre alerta, por si salta una chispa. Ecológicas y menos ‘gastonas’ que otras soluciones, son muy limpias en todos los aspectos, tanto a nivel de uso como de combustión. Pueden ser de pellets, un combustible ‘eco’ fácil de adquirir, o de leña. De esta última, los modelos por acumulación resultan muy prácticos en el día a día, ya que absorben el calor generado por la estufa y lo liberan gradualmente en el ambiente, manteniendo la casa caliente durante más horas, sin tener que recargarlas.

Calor de hogarVER GALERÍA

Chimeneas ‘arty’

Reinas indiscutibles de las casas de campo, en los salones urbanos ocupan también un lugar protagonista. No solo deben tener un buen tiro sino integrarse en la decoración y dar calor sin perder estilo. El mármol se convierte en uno de los materiales estrella para vestirla, debido a su capacidad tanto para imprimir lujo a un ambiente clásico como dar un toque de sofisticación a una estancia contemporánea. Mientras que los diseños, recuperan el aire estético de palacios y mansiones nobles, con formas recargadas y volúmenes impresionantes.

Calor de hogarVER GALERÍA

Radiadores decorativos

Los nuevos radiadores vienen dispuestos a dar la cara, con diseños que llegan a ser esculturas y funcionalidades que abogan por un elevado rendimiento térmico con un importante ahorro energético.

Calor de hogarVER GALERÍA

De todas maneras, si quieres estar calentita en casa, pero sin que tu factura sufra las consecuencias, pon en práctica estos consejos de Daikin:

1. Regula el termostato entre 19-21ºC por el día y entre 15 y 17ºC, por la noche. Así no pasarás frío y reducirás el consumo entre un 8 y un 13%.

2. Revisa el aislamiento de paredes y ventanas. Piensa que un tercio del calor de la casa se escapa por ellos. Además, podrás reducir el consumo de calefacción hasta un 15%.

3. Aprovecha la luz natural porque el sol invernal también calienta. Sube las persianas durante el día y bájalas cuando anochezca.

 

Más sobre

Leer más