DIY: Paso a paso para crear un perchero con un toque 'vintage'

Da rienda suelta a tu creatividad con este original accesorio con el que conseguirás renovar cualquier rincón de tu hogar.

El otoño supone el comienzo del curso en todos los sentidos. Comienza una nueva estación y con ella hacemos el cambio de armario, puesto que además damos la bienvenida a los primeros días de frío. Pero, además de la ropa, también podemos renovar algunos elementos de la decoración de nuestro hogar sin necesidad de hacer grandes inversiones y con la satisfacción que supone el trabajo manual. No hace falta ser un 'manitas' ni emplear demasiado tiempo en ello; podemos empezar con pequeños elementos que aporten un toque de estilo sin demasiado esfuerzo ni complicaciones. De este modo, proponemos este sencillo y práctico perchero de pared con pomos decorativos que se encuentran fácilmente en tiendas especializadas en bricolaje y grandes superficies comerciales.

Lee: Cómo dar una segunda (mejor) vida a tus muebles

Estas piezas son ideales para customizar y dar un aire distinto a todo tipo de muebles de una manera muy sencilla y económica. Se pueden colocar todos iguales o bien jugar con distintos tamaños y modelos. Todo depende de la creatividad e imaginación de cada uno. Asimismo, el resto de los materiales también son fáciles de encontrar. Incluso para el listón de madera podemos reciclar algún tablero viejo procedente de algún mueble que ya no sirva. Sus usos son ilimitados: desde colgar bolsos o chaquetas en el recibidor, hasta collares y bisutería si se coloca en el dormitorio. Siguiendo estas fáciles instrucciones conseguiremos un perchero original y diferente para renovar cualquier rincón del hogar. ¡Manos a la obra!

perchero pomosVER GALERÍA

Materiales y herramientas:
 

  • Un listón de madera (puede proceder de algún mueble viejo)
  • 3 pomos decorativos (o los que se quiera colocar)
  • Pintura acrílica
  • Lija
  • Tacos
  • 2 hembrillas para colgar
  • Brochas y pinceles de distintos grosores
  • Taladro eléctrico
  • Martillo
  • Cinta métrica
  • Lápiz.
     

Qué hay que hacer:
 

  1. Lijar el listón de madera para eliminar cualquier astilla o imperfección hasta conseguir una superficie homogénea, perfectamente lisa y suave que contribuirá a que la pintura penetre mejor
  2. Retirar cualquier resto de polvo o serrín de la madera con la ayuda de una brocha limpia
  3. Pintar el listón con el tono elegido hasta que la superficie quede completamente cubierta. Dejar secar y dar una segunda capa para fijar bien el color. En este punto, si se quiere, se puede barnizar, pero se recomienda no hacerlo si se prefiere un aspecto más auténtico y desgastado
  4. Una vez perfectamente seca la pintura, dar unos pequeños toques con la lija por la superficie de manera irregular para conseguir un toque vintage y envejecido
  5. Medir el listón con la cinta métrica y marcar tres puntos equidistantes con el lápiz donde irán colocados los pomos  
  6. Hacer los agujeros con cuidado con ayuda del taladro e introducir un taco que se ajuste bien en cada uno de ellos
  7. Dar la vuelta al tablero y fijar las hembrillas en las esquinas superiores con la ayuda del martillo (si son de rosca, no es necesario taladrar)
  8. Por último, colocar los pomos en su lugar correspondiente y colgar en el lugar deseado en la pared

Más sobre

Leer más