Cómo cuidar tus plantas en vacaciones

Existen trucos caseros y soluciones económicas para mantener sanas y salvas tus macetas, como el sistema de riego por goteo o el tradicional cordón de lana

Con la llegada del verano, la inmensa mayoría de personas deciden tomarse un merecido descanso, renovar energías y aprovechar para hacer una pequeña o gran escapada. Sin embargo, además de qué hacer con las mascotas, una de las grandes preocupaciones de los amantes de la naturaleza es cómo cuidar sus plantas para que se mantengan sanas y en buen estado mientras no están en casa. Esas que durante todo el año miman con tanto esmero. Si cuentan con un jardín o terraza, podrán poner fin al problema mediante la instalación de un riego automático con aspersores, difusores o goteo. No obstante, la tarea se complica cuando las plantas son las encargadas de dar vida a un balcón o al interior de una vivienda. Por suerte, existen soluciones económicas y trucos caseros con los que poder cuidar las plantas en vacaciones, sin tener que molestar a un vecino, amigo o familiar.

Leer: Remedios caseros para unas plantas más bonitas

Plantas de interiorVER GALERÍA

Preparar antes de partir

Antes de salir de casa es importante examinar las plantas y eliminar sus partes dañadas, así como las ramas y hojas secas, para detener los problemas que han causado estos problemas y que absorban menos agua durante el tiempo de tus vacaciones. Puedes agruparlas y colocarlas en un punto fresco del balcón o en el baño, siempre que tenga luz, y regarlas abundantemente antes del inicio del viaje.

Plantas en la bañera

Una de las soluciones más tradicionales y sencillas es colocar los tiestos en la bañera. Hay que tapar el desagüe y proteger el fondo con una tela o plástico. A continuación, se debe colocar encima cualquier objeto que sirva de soporte a las plantas, llenar la bañera de agua hasta cubrir unos cinco centímetros de altura y ubicar las macetas encima. Las plantas se encargarán de absorber el agua cuando lo necesiten.

Cordón de lana

Otro de los remedios más clásicos y económicos es el del famoso cordón. Se debe colocar la maceta al lado de un recipiente o un cuenco lleno de agua. Colocar un extremo de un cordón de lana, algodón u otro tejido absorbente enterrado en la tierra de la maceta y el otro sumergido en el agua del recipiente. Las plantas irán absorbiendo el agua cuando estén secas.

Leer: Mucho más que contenedores de plantas

Sistema de riego por goteo casero

La forma más fácil, rápida y popular de crear un sistema de riego por goteo casero tiene a la botella de plástico como protagonista. Basta con hacerse con una botella grande reciclada, preferiblemente de gran capacidad, y cortar la parte inferior para poder rellenarla. Hacer un pequeño agujero en el tapón con la ayuda de un alfiler y poner la botella boca abajo sobre la planta para que reciba poco a poco la cantidad de líquido que necesite.

Hidrojardineras

Las hidrojardineras, también conocidas como macetas autorriego, son unos maceteros que llevan incorporado un depósito para el agua y un sistema de autorriego, que va suministrando agua a las raíces de las plantas. Se trata de una alternativa más sofisticada y está especialmente recomendadas para las plantas de mayor tamaño. Además, se pueden adquirir en diferentes acabados y estilos.

Más sobre

Regístrate para comentar