Te mostramos las tendencias en sofás para este otoño

De formas geométricas o diseños clásicos como el 'chesterfield', tapizado capitoné o piel envejecida, las tendencias en sofás para este otoño invierno abarcan numerosos estilos.

Cada año aparecen nuevos modelos de sofás en los catálogos de las mejores firmas de muebles o en las especializadas en todo tipos de asientos. Y cada año se aprecian leves diferencias de tendencias respecto a años anteriores. Aunque hay algunos diseños que nunca fallan, por supuesto. Son algo así como la prenda de fondo de armario, esa que nunca falla.


Pero vayamos al grano descifrando qué modelos, colores y tapizados vas a ver en los escaparates, las revistas y quizás en tu propia casa, este otoño 2014. Para empezar, siguen siendo fundamentales los sofás modulares, un sistema de lo más práctico porque se adapta a las necesidades de cada vivienda, cada familia, cada salón.
Los tienes en multitud de firmas. Y es sencillo comprarlos. Eliges el modelo que te mejor te encaje en casa—estampado, color— o simplemente que más te guste. Y le añades los módulos que te gusten para hacerlo del tamaño que necesites. Pero además, podrás completarlo con piezas como chaise longe, puffs o banquetas.


Tampoco vas a dejar de ver los sofás multifunción. Quizás porque con las estrecheces de espacio que acucian nuestras viviendas, los muebles con doble función son de los más prácticos. Así que es una tendencia que ha llegado con fuerza a los asientos. Encontrarás sofás que se convierten en cama de las más diversas maneras, pero también con zona de almacenaje en su interior o, transformable en sillón relax.


En cuanto a los tamaños, obviamente depende del espacio de que se disponga —es una de las claves a la hora de elegir el que más nos convenga—. Pero es cierto que la tendencia es apostar por los sofás de gran formato. Con amplios asientos y grandes respaldos y reposacabezas. Y si pueden ser esquineros, aún mejor. Aunque tampoco dejan de verse los de medidas ajustadas, pensados para colocar en salones de cualquier dimensión.


Respecto a los diseños, hay dos tendencias destacables. Por un lado, las formas geométricas. Sofás de líneas rectas, con respaldos de formas rectangulares o cuadradas. O de formas redondeadas, sinuosas, casi sensuales. A menudo, incluso, se fusionan las curvas y las rectas. Y todo ello con soportes metálicos, muy ligeros, que dan un aire contemporáneo al salón.


Por otro lado, continúan los perfiles clásicos. Y el rey sigue siendo el 'Chesterfield, un auténtico icono en el mundo de la decoración, desde que a comienzos del siglo XIX, se empleara para ambientar ‘cómodamente’ los clubs ingleses. Este otoño también vas a verlos al más clásico estilo en tapizado capitoné y cuero marrón. Pero también en telas de colores, más modernos.
Claro que es que el capitoné es otra de las tendencias que ha vuelto con fuerza. Pero eso sí, a menudo con curiosas variaciones. Por ejemplo, en lugar de en el respaldo o en todo el sofá, solo en la zona del asiento. Lo hemos visto, por ejemplo, en sofás con los respaldos compuestos por montones de cojines. Es un modo perfecto de aunar clasicismo y modernidad.

Otro modo es lanzándote a colocar un modelo estilo vintage, años 40 ó 50, al más puro estilo Mad Men. Con formas lineales y diseños ligeros. Y un look muy masculino que se evidencia aún más con los colores característicos de la época: gris, azul marino o incluso negro.
Aunque en colores —casi— todo vale. Porque las tendencias y el sentido común dictan lo mismo: los colores neutros son un buen sistema para conseguir piezas atemporales, de esas que nunca pasan de moda y que se renuevan gracias a complementos como cojines. Pero hay firmas que también apuestan por tonos vibrantes, arriesgados. Y el resultado es sorprendente, un acierto en casas modernas, juveniles.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más