Arte y decoración, cada vez más cerca

Dos exposiciones —una en Madrid y otra en Valencia— evidencian el continuo acercamiento entre el arte y la decoración; de los muebles escultóricos a las piezas únicas de Lladró

En varias ocasiones hemos hecho referencia en esta sección a la estrecha relación entre decoración y moda. Firmas de prestigio en las pasarelas que presentan colecciones para el hogar; grandes creadores que diseñan mobiliario… También hemos hablado de cómo las tendencias en moda llegan a la decoración.
La razón se resume en una sola palabra: globalización. Es algo que hemos visto también en la estrecha relación que se establece entre el mundo del arte y el del interiorismo. Una de las disciplinas en las que esto se evidencia de manera más incontestable es la escultura. En concreto, en los muebles escultóricos.

VER GALERÍA
Los muebles escultóricos de Dionisio Peláez, en una muestra en Madrid. (PULSA SOBRE LAS IMÁGENES PARA ACCEDER A LA GALERÍA)

Desde las piezas sorprendentes de diseñadores internacionales como Ron Arad o Zaha Hadid; hasta las de nacionales como Jaume Treserra o Fernando García. La realidad es que en ocasiones estas piezas de mobiliario se muestran en museos o salas de exposiciones.
La más reciente es la que permanecerá abierta hasta el 9 de noviembre en la Galería EGAM de Madrid. Bajo el título “Entre dos mundos”, se muestran nueve piezas de la nueva colección del diseñador Dionisio Peláez (Barcelona, 1967). De este modo, los muebles reciben la consideración de objetos de arte únicos y exclusivos.

VER GALERÍA
La estantería Bee recuerda un panal de abejas.

La exposición presenta tres mesas. Su ya mítica Jordana, concebida en tres volúmenes; la mesa Aster II, una variación sobre la primera versión de esta pieza, realizada en chapa lacada en bastidor MDF, y la mesa Clip, realizada en una característica madera roja de bubinga, procedente de África, con llaves (apliques) de roble española contraveta.
También incorpora dos consolas. Por un lado Isole, una original pieza realizada con la misma técnica con que se fabrican las tablas de surf (resinas sobre una base de porexpán recubierta de fibra de vidrio). Por otro, F.29, una consola suspendida y llena de aristas y ángulos aerodinámicos.
 
La librería hexagonal Bee resulta muy novedosa, por estar basada en las estructuras isostáticas, muy utilizadas en ingeniería. “Se trata de una digresión conceptual y estética que resuelve una necesidad tan prosaica como almacenar libros u otro tipo de objetos”, señala Peláez.


VER GALERÍA
En la imagen, preparando el ensayo, de 1993.

Otra forma de entender la relación entre arte y artículos decorativos es la que ha llevado a la firma Lladró a celebrar su 60 aniversario con una exposición que recorre su trayectoria hasta el día de hoy. Pero la invitada de excepción no es uno de sus jarrones, sino la obra de Picasso "Verre et pipe", exhibida por primera vez en España.
Lladró, 60 años a la vanguardia de la porcelana se compone de creaciones que, por su alto valor histórico –algunas, piezas únicas–, raramente se muestran ante el público fuera del museo.

El recorrido expositivo se divide en siete periodos, que muestran la evolución artística de la firma en el tiempo, repasando sus inicios y mirando al futuro. Su amplio catálogo ha abarcado siempre desde las clásicas figuras de tonos suaves y acabado brillante a las piezas de corte escultórico, pasando por la vertiente más funcional y vanguardista.
La muestra se presenta en el Museo Lladró (La Ciudad de la Porcelana, sede central de la firma) hasta diciembre. Posteriormente viajará a ciudades como Moscú, Nueva York, Los Ángeles y Nueva Delhi, entre otras.

Más información:
www.dionisiopelaez.com/
www.lladro.com

Más sobre

Regístrate para comentar