¿Cansada de esos azulejos? Aquí tienes la solución

Te contamos paso a paso, qué debes hacer para que la reforma de tu cocina o baño quede como si la hubiera realizado un profesional

Existen muchas ocasiones en las que desearíamos cambiar los azulejos de nuestra cocina o nuestro cuarto de baño y no lo hacemos por las molestias y el coste económico que este tipo de obras conllevan. Sin embargo, se trata de una tarea menos compleja de lo que puede parecer, que tú misma podrás llevar a cabo.

En primer lugar, deberás situar dos listones, uno vertical y otro horizontal, que te servirán de guía para emplazar los azulejos, así como los soportes. Una vez que hayas colocado los azulejos enteros y la lechada se haya secado por completo, podrás retirar los listones de la pared.
Finalmente, cuando hayas realizado la mayor parte de tu tarea, podrás empezar a cortar y dar forma al resto de azulejos para que encajen alrededor de la franja perimetral sobre la que estás trabajando.

Aplicación de azulejos enteros
Comprueba cada azulejo y aparta a un lado los que tengan defectos para utilizarlos en las esquinas y los extremos, o para devolvérselos tal cual al fabricante.
Asegúrate de que las cajas de azulejos son de la misma cochura. Asimismo, ten en cuenta que pueden darse ligeras diferencias de color y tono, de modo que si estás colocando azulejos lisos, deberás mezclarlos para que no haya variaciones.

Consulta las instrucciones del fabricante y elige el adhesivo más apropiado, para después aplicarlo con una paleta y una llana. Asimismo, separa los azulejos con separadores de plástico y ten a mano un trapo húmedo para limpiar el adhesivo sobrante.

El alicatado, paso a paso
A continuación resumiremos el proceso de alicatado en cinco sencillos pasos.

1- Comprobar la esquina: Asegúrate de que los listones vertical y horizontal están bien clavados en su sitio. Utiliza una escuadra o un azulejo entero para confirmar que la esquina desde la que empezarás a alicatar es perfectamente cuadrada. En caso contrario, comprueba y ajusta la posición de los listones usando un nivel.

2- Aplicar el adhesivo: Utiliza una paleta para extender el adhesivo sobre la pared y empieza en la esquina en la que coincidan los listones. Extiende el producto de forma uniforme hasta un grosor de 3 mm aproximadamente. No cubras más de un metro cuadrado a la vez.

3- Distribuir el adhesivo: Sostén la espátula dentada en un ángulo de 45 grados contra la superficie y presiona a fin de extender el adhesivo de modo uniforme. Los surcos crearán un efecto de succión.

4- Colocar los azulejos: Apoya el extremo inferior del primer azulejo sobre el soporte horizontal empezando desde la esquina y presiónalo firmemente. Coloca la hilada inferior insertando los separadores.

5- Comprobar el nivel: Coloca los azulejos sobre un área cubierta cada vez. Espera unas 12 horas antes de retirar los listones y, a cotinuación, aplica la lechada sobre los separadores de plástico.

Más sobre

Regístrate para comentar