como-hacer-huevos-poche

Cómo hacer huevos poché o escalfados. 2 técnicas infalibles

Ideales para el brunch del domingo, los huevos poché son deliciosos, con su yema cremosa. Te contamos cómo hacer huevos poché o escalfados. Dos técnicas infalibles para que les pierdas el miedo.

¿Hay algo mejor que una tostada con bacón, o con salmón ahumado o sencillamente con aguacate y un huevo poché… para el brunch de un domingo en el que nos hemos levantado tarde?

Con su yema cremosa, dispuesta a deslizarse por todo el plato en cuanto el cuchillo roza la temblorosa y leve clara, los huevos poché o huevos escalfados son ideales para ese brunch de domingo, pero también para completar un plato de verduras, para coronar un delicioso risotto o incluso una hamburguesa.

Son delicioso y ligeros… aunque tienen la mala fama de ser difíciles de hacer. Nada más lejos de la realidad. ¡Piérdeles el miedo! Con un poco de técnica y siguiendo estos pasos verás cómo es coser y cantar. Te contamos cómo hacer huevos poché o escalfados. 2 técnicas infalibles

Loading the player...

Técnica 1: el nuevo e infalible saquito de film

1. Acercamos al fuego un cazo con agua

2. Cubrimos el interior de un bol o una taza con un cuadrado de film de unos 20 o 25 centímetros de lado.

3. Ponemos una gotita de aceite y la extendemos un poco (impedirá que el huevo se puegue al plástico una vez cocinado)

4. Cascamos el huevo en el bol cubierto de papel de film

5. Añadimos una pizca de sal y una pizca de pimienta

6. Cerramos el papel film formando un saquito. Es conveniente –en la medida de lo posible- sacar todo el aire del saco antes de cerrarlo, para evitar que flote mucho en el agua durante la cocción.

7. Sumergimos en el agua hirviendo –o a punto de hacerlo- y cocinamos durante 4 minutos.

8. Corta el film con un cuchillo o una tijera y saca con cuidado el huevo poché o escalfado. ¡Listo para tomar!

Técnica 2: El tradicional remolino en el agua con vinagre… y un poco de maña

1. Cascamos un huevo en una taza, con cuidado de no romper la yema, y reservamos

2. Echamos un chorrito de vinagre en un cazo con agua y ponemos al fuego.

3. Cuando esté a punto de romper a hervir, bajamos el fuego. Es importante que el agua esté bien caliente, pero sin hervir, no debe haber burbujas.

4. Hacemos un remolino en el agua con la ayuda de una cuchara. Tampoco hay que pasarse, no hay que crear un remolino oceánico capaz de succionar un buque mercante… solo remover el agua con una cuchara.

5. Dejamos caer el huevo en el centro del remolino.

6. Cocinamos durante 3 minutos, hasta que la clara esté blanca y cuajada y la yema tan solo tenga su película exterior de un color un poco más tenue que cuando está en crudo.

7. Retiramos el huevo con una espumadera. ¡Ya está listo para usar!

Y para que vayas practicando estas dos técnicas, toma nota de estas recetas en las que el huevo poché es protagonista:

Paso a paso. Huevos benedict o huevos bendictine

huevos-benedict-o-benedictineVER RECETA

Paso a paso. Tosta de trigueros con huevo poché

tosta-de-trigueros-con-huevo-pocheVER RECETA

Paso a paso. Tosta de salmón ahumado con huevo poché y salsa holandesa

tosta-de-salmon-ahumado-con-huevo-poche-y-salsa-holandesaVER RECETA

Paso a paso. Espinacas a la crema con parmesano y huevo poché

espinacas-a-la-crema-con-parmsano-y-huevo-pocheVER RECETA

Paso a paso. Ratatuille con huevo poché

ratatuille-con-huevo-pocheVER RECETA

Paso a paso. Risotto con huevo escalfado

risotto-con-huevo-escalfadoVER RECETA

Sopa de guisantes y huevo escalfado

sopa-de-guisantes-con-huevo-escalfadoVER RECETA

Más sobre

Read more