10 sencillos consejos para hornear tus propias pipas de calabaza

De la calabaza también podemos aprovechar sus pipas, que es uno de los aperitivos más ricos y sanos que hay. ¿Sabías que tienen una gran cantidad de ácidos grasos insaturados, proteínas y fibra? ¿Te has planteado alguna vez secarlas tú misma en el horno y darles el toque de sabor que más te guste? Te explicamos cómo hacerlo y te ofrecemos 3 recetas con pipas de calabaza

Está claro que las puedes comprar ya tostadas, pero pueden contener algún conservante no deseado y nunca serán como las que puedes hacer tú mismo en casa. Cuando descubras las posibilidades de las pipas de calabaza, las convertirás en un ‘must’ de tu cocina y las añadirás a muchísimos platos. Puedes aromatizarlas tanto en dulce como en salado y el resultado es igual de sorprendente. Además, aportarán a tus recetas un toque crujiente ideal, especialmente en sopas o cremas. Y, por si fuera poco, están llenas de propiedades saludables.

Toma buena nota de estos 10 consejos sobre cómo hacerlo:

 

1.- Cuando vayas a cocinar calabaza, una vez que la abras, tan sólo tendrás que retirar con cuidado las semillas pegadas a la pulpa ayudándote o bien con un buen cuchillo que esté afilado o bien con una cuchara de metal. No importa si raspas y te llevas un poco de la carne.

 

sacando-pipas-adobeVER GALERÍA

 

2.- Separa con los dedos las semillas de la pulpa y aprovecha esta última para tus recetas de cremas, sopas, purés, etc.

 

3.- Pon las pipas de calabaza en un colador y lávalas bajo el chorro de agua fría para que eliminen cualquier posible resto.

 

4.- Si conservan algún rastro de suciedad, prueba a sumergirlas en agua con sal y cuando floten en la superficie, escúrrelas. Esto también les aportará un toque extra crujiente.

 

5.- Ahora tendrás que secar las pipas muy bien con papel de cocina y ten en cuenta que cuanto más las seques, más crujientes quedarán tras su horneado. Puedes aprovechar para ir calentando el horno a 180ºC.

 

pipas-horno-adobeVER GALERÍA

 

6.- Ahora es el momento de añadir los condimentos que prefieras (aceite, sal y curry; aceite, sal, comino y pimienta rosa; miel y curry; azúcar y canela) y remover sin miedo las pipas para que se impregnen bien.

 

7.- Si buscas un sabor neutro, elige un aceite vegetal como el de girasol, aunque también puedes darle un toque con aceite de coco, por ejemplo.

 

8.- Una vez que tengan adherido el condimento elegido, extiende bien en una capa las semillas de calabaza sobre una bandeja de horno cubierta con papel resistente al calor o con silicona.

 

9.- Ya las tienes listas para hornear entre 15 y 20 minutos, que será el tiempo necesario para que te queden crujientes y con sabor. Muévelas a mitad de cocción para que se tuesten de forma homogénea. Y, no obstante, no dejes de vigilar que no se quemen porque son muy delicadas.

 

pipas-adobeVER GALERÍA

 

10.- Sácalas a otro recipiente para que se enfríen porque, si las dejas en la bandeja del horno podrían seguir haciéndose con su calor residual.

 

Ahora que ya sabes cómo secarlas, no te pierdas estas 3 recetas con pipas de calabaza.

 

crema-remolachaVER RECETA

 

Crema de remolacha con pipas y cacahuetes

Nos inspiramos en la sopa de remolacha rusa, 'borsch', para hacer esta receta, cociendo remolacha, cebolla y patata para después triturar todo y servirlo con pipas de girasol y de calabaza y también con cacahuetes.

 

romanesco-pipasVER RECETA

 

Romanesco con salsa de queso y pipas

Seleccionamos un romanesco, que es una variedad verde de coliflor italiana, de la familia de las brasicáceas, para cocerla y presentarla con una salsa de queso azul y unas semillas de calabaza.

 

pasta-calabazaVER RECETA

 

Pasta con calabaza, queso feta y pipas

Hemos optado por unas plumas pero te vale cualquier tipo de pasta para elaborar esta receta, en la que vamos a acompañarla con unas rodajas de calabaza a la plancha, queso feta desmenuzado y nuestras pipas protagonistas.

 

Más sobre

Read more