¿Tiras comida a la basura? Estas son las graves consecuencias (que quizá ni imaginas)

El despilfarro de alimentos alcanza porcentajes verdaderamente preocupantes a nivel internacional. Tratar de evitarlo implica gestos muy sencillos y cotidianos que pueden repercutir directamente, de forma muy positiva, no solo en el medio ambiente sino también en tu bolsillo y en tu paladar.

Sabemos que las estadísticas a veces pueden resultar frías: datos, números, porcentajes… (sobre todo, en un mundo ‘acelerado’, donde recibimos miles de inputs de información a lo largo de todo día). Pero si nos detenemos en muchas de ellas un solo minuto, la frialdad da paso rápidamente al escalofrío… Así ocurre, por ejemplo, cuando la FAO nos explica que, según sus informes, en el mundo se tira a la basura una tercera parte de los alimentos producidos, y que con la mitad de ese desperdicio se podría alimentar a casi la totalidad de las personas que pasan hambre. Definitivamente, esta estadística no debería pasar inadvertida para nadie.

tirar-tomatesVER GALERÍA

Es obvio que se trata de un problema global (que, paradójicamente y por distintos motivos, no solo se da en países ricos sino también en los más desfavorecidos) y que requiere grandes soluciones a gran escala. Pero esto no quiere decir que, a nivel individual, no podamos aportar nuestro granito de arena a la solución del problema, máxime teniendo en cuenta que más de la mitad de ese despilfarro (el 58%) lo producimos nosotros en nuestras casas.

Precisamente con el fin de ofrecernos algunas ideas para reducir al máximo la cantidad de comida que tiramos a la basura nace el recién publicado libro ‘La cocina sostenible’. En sus páginas, su autora (la cocinera y experta en alimentación Ada Parellada) ofrece numerosas pautas, de carácter muy práctico, que abordan desde cómo reorganizar bien la nevera, hasta cómo optimizar las compras cuando vamos al mercado, o por qué tipo de preparaciones culinarias debemos apostar para preparar platos sabrosos sin invertir mucho tiempo en la cocina y sacando el mayor partido posible a los alimentos de temporada… Todo ello acompañado con numerosas recetas que no solo nos ayudarán a despilfarrar menos comida, sino también a comer sano, variado y rico.

libro-parelladaVER GALERÍA

Y es que con gestos muy pequeños los beneficios que podemos obtener a cambio son muy significativos. Quizá el más evidente para nosotros sea el económico: está claro que tirar comida a la basura es tirar dinero que hemos pagado por ella. Pero también es preciso tener presente el factor ambiental (el despilfarro tiene un factor altamente contaminante; al impacto en el medio ambiente que implica producir los alimentos se suma el de destruir los residuos) y, por su puesto, el componente ético.

Estos son, a modo de pequeño adelanto, algunos de esos consejos que Parellada nos propone en su libro para que en nuestro cubo de la basura no termine más que la cantidad de comida absolutamente necesaria.

CLAVES PARA REDUCIR EL DESPILFARRO EN CASA

Planificar. Hemos de planificar con detalle los menús que vamos a elaborar a lo largo de la semana. No debemos comprar más alimentos que los que sabemos que vamos a consumir, ajustando las raciones. Mejor quedarnos cortos que tirar comida.

Comprar. Es mejor comprar una vez a la semana que una vez al mes, sobre todo carne, pescado, fruta y verdura, es decir, los productos frescos. Podemos comprar las conservas, especias y productos no perecederos (arroz, pasta, azúcar…) una vez al mes, por supuesto, precisamente porque tienen una caducidad más larga.

Conservar. La nevera y el congelador son nuestra 'caja de caudales', donde guardamos los tesoros y nuestra mayor inversión, por lo que debemos tenerlos limpios y ordenados. Cuanto mejor estén, mejor funcionarán y menos se estropearán los alimentos. Si llevamos un orden sistemático, sabremos qué es lo que lleva más tiempo y no se nos quedará ningún alimento arrinconado. Además, una nevera y un congelador ordenados son mucho más apetecibles.

nevera-alimentosVER GALERÍA

Cocinar. Cuando llegamos de la compra con los alimentos es conveniente procesarlos y adelantar cocciones, así alargamos su caducidad y preparamos las bases para los siguientes días en los que podremos preparar platos ricos y rápidos.

Servir. Si quieres ver el plato rebañado, sírvete poca cantidad de comida, siempre estás a tiempo de repetir. Recuerda que puedes conservar el sobrante de la cazuela o bandeja en recipientes de plástico y volver a servirlo, o integrarlo en futuras recetas. Sin embargo, lo que quede en los platos, irremediablemente terminará en la basura.

Ya te lo decía tu abuela: la comida no se tira

'Tips' prácticos: ¿Guardas correctamente los alimentos en tu nevera?

‘Tips’ de cocina: ¿cómo prolongar la vida de los alimentos?

Más sobre

Regístrate para comentar