Cocina sana: Si tu objetivo es perder peso, he aquí un gran aliado para conseguirlo

El ‘wok’ nos permite cocinar infinidad de recetas saludables y muy sabrosas. Te damos algunos 'tips' para que le saques el máximo partido.

Además de los alimentos que decidimos meter en la cesta de la compra, sabemos de sobra que otra de las variables fundamentales para conseguir que nuestra dieta resulte saludable pasa por dar prioridad a unas técnicas de cocinado frente a otras. La plancha, el vapor, el papillote… son algunas de las más recomendadas en este sentido, a la que se suma también el wok.

Una técnica que adquiere su nombre de la propia sartén abombada y alta donde se preparan los alimentos a fuego vivo, con movimientos envolventes, ofreciéndonos como resultado platos saludables y amigos de la línea, con un rico sabor ahumado y ligeramente caramelizado.

wok-cocinarVER GALERÍA

Las opciones a la hora de elaborar distintos platos con esta sartén son prácticamente infinitas. Buena muestra de esta versatilidad nos la ofrece una de las últimas novedades editoriales recién ‘aterrizada’ en las librerías. Nos referimos al libro ‘Delicias al wok’ (Ed. Lunwerg), en cuyas páginas podemos encontrar más de 70 recetas, así como numerosos tips para sacar el máximo rendimiento a este utensilio tan propio de la gastronomía asiática. Ahí van algunos, muy prácticos, a modo de adelanto:

-Uno de los ingredientes más habituales en este tipo de recetas son las verduras. Es importante que estén bien troceadas, y se recomienda utilizar distintas variedades, con distintos colores, que aporten al plato no solo sabor sino también un bonito y apetecible aspecto.

-Este tipo de platos suelen llevar una salsa base o condimentos. Hay una gran variedad de ellos, perfectos para acompañar al wok: salsa hoisin, salsa de ostras, de cacahuetes, de curry y coco, con chiles de Sichuan, etc. Aunque podemos encontrarlas ya preparadas, lo ideal es elaborarlas nosotros en casa (evitando así productos procesados).

verduras-wokVER GALERÍA

-Respecto al aporte proteico, recuerda que hay opciones más allá de las aves o la carne roja. El tofu y los huevos también pueden tener su protagonismo en la elaboración de estas recetas deliciosas y equilibradas.

-Escoger un amiláceo. Se trata de integrar un producto a base de almidón. En Asia, prácticamente todas las comidas tradicionales lo incluyen. Existe una gran variedad de ellos: fideos de arroz, arroz jazmín, fideos de boniato, tallarines de trigo, fideos udon frescos, arroz redondo integral… Mezclar algunos de ellos entre sí tampoco es mala idea.

-Una buena organización, clave. Antes de empezar a cocinar, asegúrate de tener todos los ingredientes listos. Trocear las verduras y preparar las salsas con antelación es fundamental, no hay que olvidar que la cocción a fuego vivo es muy rápida y es mucho mejor tener todo bien preparado previamente. 

-Cocinar en varias tandas. Si es necesario, dividir el cocinado puede ser buena opción para evitar llenar la sartén en exceso y que se pierda demasiado calor. Un truco es saltear dos o tres ingredientes a la vez y reservarlos ya en su punto mientras se hace lo mismo con el resto. Después, bastará con introducirlo todo de nuevo en el wok y mezclarlo entonces con la salsa para que se sirva a la misma temperatura.

-El toque final. Otra buena idea consiste en coronar los platos con algo crujiente: semillas de sésamo, frutos secos molidos o alguna especia adicional.

semillas-wokVER GALERÍA

A CADA COCINA, SU WOK

Si estás pensando hacerte con una de estas sartenes debes tener en cuenta que no todas son iguales. En caso de tener gas en casa, mejor decantarse por un wok de fondo redondo. Si se cocina con placa eléctrica, es preferible uno con fondo plano.

Asimismo, para lograr calor homogéneo y una buena reacción del aceite, hay que asegurarse de que sea un wok de acero al carbono o antiadherente, nada de acero inoxidable. Además, ten en cuenta que el mango de madera facilitará mucho su manipulación.

wokVER GALERÍA

En relación a su limpieza: hay que evitar usar jabón de lavavajillas. Es mejor utilizar una esponja suave para retirar el aceite y los restos de alimentos. Secar en la propia cocina a fuego muy lento o, si no, emplear un paño o papel absorbente.

-Recuerda que, aunque el wok es perfecto para saltear alimentos (debido a su forma redondeada y su rapidez en adquirir altas temperaturas), también el apto para freír, incluso –con un accesorio adicional- para cocinar al vapor. Se consigue colocando una vaporera en el wok, llenando la sartén con 2,5-5 cm de agua y tapándola.

-Un último tip: para saber si el wok está bien caliente, la prueba infalible será verter una gota de agua dentro. Si se evapora inmediatamente, se habrá alcanzado la temperatura perfecta.

Cocina sana: Imita a Eva González y apuesta por la pasta integral

Cocina sana: ‘Poke bowls’, ¿quién dijo tendencia pasajera?

Desayunos saludables: Adiós bol de leche y cereales, hola ‘smoothie bowl’

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más