Nutrición: ¿Comer rápido frente al ordenador? ¡Mala (pésima) idea!

Incluso teniendo poco tiempo, es fundamental dedicar a la comida un mínimo de 20 minutos y no hacerlo en el puesto de trabajo. Tu salud, tu línea y tu rendimiento laboral te lo agradecerán.

Largas reuniones, jornadas de trabajo maratonianas que no dan tregua... Muchas veces el exceso de trabajo hace que el tiempo que dedicamos a la comida se vea reducido a pocos minutos. Una situación que suele derivar en pautas erróneas de alimentación como caer en la tentación de comer frente al ordenador y recurrir siempre a opciones del tipo sándwiches de máquina, productos precocinados.... Sin duda, una mala idea no sólo para la salud sino para la línea. Si reconoces esta realidad como propia y no quieres que esa falta de tiempo pase factura a tu silueta no pierdas de vista las siguientes recomendaciones:

perrito_ordenador_zVER GALERÍA

- Debes procurar que, aunque dispongas de poco tiempo para comer, éste nunca sea inferior a 20 minutos. 

- Evita siempre comer en tu puesto de trabajo. Aunque creas que ganarás tiempo no es cierto; no hay como hacer un parón para, después, volver a rendir y ser mucho más productivo.

-Aunque el tiempo dedicado a la comida no sea excesivo esto no debe suponer masticar rápido y con 'ansiedad'. Solo conseguirás que los alimentos no te sienten bien. Ingiérelos despacio y haz pausas entre bocado y bocado. 

-Si, en general, la planificación de comidas ayuda mucho a llevar una dieta saludable, esto resulta más importante si cabe cuando no disponemos de mucho tiempo para almorzar en la oficina. Si no hemos previsto nuestro 'menú de tupper' tiraremos de fast food o precocinados, soluciones rápidas pero, desde luego, nada saludables. Así que, aunque en el momento te pueda dar algo de pereza, ¡prepara la tartera la noche anterior! 

-En este sentido las ensaladas constituyen una opción excelente porque en un único plato puedes incluir varios ingredientes: verduras y hortalizas, conservas, huevo cocido...

ensalada_tupper_zVER GALERÍA

-Las legumbres que vienen ya cocidas en tarros de crital se convierten también en un gran aliado a la hora de organizar las comidas. 

-Son igualmente socorridos los purés y cremas de verduras caseros. Cocínalos en grandes cantidades y divídelos en varios tuppers. 

-Como postre, lo más fácil de transportar sin que se estropee es una pieza de fruta fresca.

-Para no llegar a la hora de la comida con mucha hambre (especialmente si la comida va a ser rápida y no muy abundante) recuerda desayunar bien (y bien no significa mucho, sino saludable. Mientras que los alimentos que incluyas sean sanos, puedes desayunar lo que más te apetezca, ya sean opciones saladas o dulces). Y si te entra hambre a 'deshoras', una buena (¡y rápida!) opción como tentempié puede ser fruta, yogures naturales (sin azúcares) o un puñado de frutos secos. ¡Pura inyección de energía para continuar con el duro trabajo!

Cuatro motivos para consumir frutas y verduras de temporada

Chía, sésamo, quinoa… ¡las semillas enriquecen tu dieta diaria!

 

Más sobre

Regístrate para comentar