Alimentos de temporada: cinco buenas razones para incluir los guisantes en nuestra dieta

Su nombre está ligado al de la primavera. Y es que, aunque en estado seco podemos disfrutarlos durante todo el año, es ahora cuando los guisantes frescos encuentran su mejor momento para el consumo

Considerado en ocasiones (de forma errónea) como un producto ‘menor’, el guisante puede convertirse en una verdaderas exquisitez, especialmente ahora durante la primavera, buen momento para disfrutar de su sabor en estado fresco.

Utilizados tanto en alta cocina como en la cocina popular, sus propiedades beneficiosas para la salud son numerosas. He aquí algunas de las más importantes:

  • Son una buena fuente de vitaminas (especialmente del grupo B), encargadas el buen funcinamiento del sistema nervioso, así como de carotenos (cuentan con un gran poder antioxidante).
  • También son buena fuente de elementos minerales como el fósforo, calcio, hierro y potasio, por lo que nos ayudan, por ejemplo, a prevenir anemias y fortalecer nuestros huesos.
  • Sus nutrientes más importantes son los hidratos de carbono y las proteínas.
  • Son ricos en fibra, 'encargada' de ayudarnos a regular el tránsito intestinal, sin olivdar su componente saciante.
  • Son grandes 'aliados' de la figura. Eso sí: ten en cuenta que el aporte calórico difiere bastante si se trata de guisantes frescos (aportan unas 80 kcal por cada 100 gramos de productos), mientras que en seco casi cuatriplican el valor (alrededor de 310 kl por cada 100 gramos). Esto se explica porque los frescos tienen un mayor contenido en agua, mientras que los secos concentran sus nutrientes (como proteínas e hidratos).

Un consejo: Recuerda que, cuando son frescos, la vaina que los recubre es comestible (suele ser tierna). Si vas a desgranarlas para obtener los guisantes, hazlo justo antes de cocinarlos. Aquí debajo, en ‘Noticias relacionadas’ encontrarás algunas recetas con los guisantes como ingrediente fundamental.

Más sobre

Read more