Nutrición y dietas: Mantener el peso perdido… difícil, ¡pero no imposible!

No te pierdas estos consejos para conseguir que los efectos de la ‘Operación bikini’ sean duraderos

Llevas semanas cuidándote y, gracias a tu fuerza de voluntad, has conseguido ‘ganarle el pulso’ a la báscula y bajar el peso que deseabas. La buena noticia es que, seguramente, si has seguido una dieta apropiada, tu salud habrá mejorado y, además, este verano vas lucir 'tipazo' en la playa. La mala, que desgraciadamente, mantener ese peso ideal obtenido, no es precisamente la tarea más sencilla del mundo. Y es que, según los nutricionistas, lo realmente difícil no es perder peso, si no mantenerlo, o lo que es lo mismo, perderlo de forma definitiva. Difícil, sí. ¡Pero no imposible! Éstas son sólo algunas pequeñas recomendaciones para alcanzar dicho objetivo en el que, no nos engañemos, la fuerza de voluntad vuelve a desempeñar un papel fundamental.




-Nunca olvides la fórmula matemática relativa al equilibrio entre la energía que se ingiere y la que se gasta. Si es mayor la primera que la segunda el peso aumentará de forma automática.

-No debes tomar el hecho de haber adelgazado como un ‘cambio temporal’ sino como algo a largo plazo de cara a obtener una vida más larga y saludable.

-Pésate una vez a la semana, ajustando ese nivel de actividad física y de ingesta de alimentos, así podrás mantener un peso constante con un margen de 2 ó 3 kilos.

-Está demostrado que hacer ejercicio de manera regular no sólo es vital, sino que además es casi la única manera de no volver a ganar peso . El ejercicio ayuda a mantener el equilibrio de energía, mejora la función cardiaca y pulmonar, reduce el riesgo de depresión y, además, mientras se practica ejercicio se evita la tentación de picar entre horas.

-Recuerda que cualquier excusa es buena para aumentar esa actividad física; andar en lugar de ir en coche, subir escaleras en vez de tomar el ascensor...

-Ten siempre presente que las grasas y el alcohol son muy energéticos pero no sacian el hambre de forma duradera. Es preferible consumir hidratos de carbono, especialmente los que contienen fibra.

-El hambre tiene un componente psicológico importante: utiliza un plato de comida más pequeño para tener la sensación de comer más.

-Si la fruta y la verdura eran grandes aliadas para perder kilos, también resultan fundamentales a la hora de mantenerlo: toma cinco piezas o raciones de fruta o verdura al día y conseguirás que el peso conseguido no aumente de nuevo.

-Si tienes alguna comida o celebración importante, no renuncies a ella. Simplemente organízate para poder permitirte de vez en cuando algún exceso.

-Ten siempre a mano alimentos para ‘picar’ bajos en calorías: quesitos o yogures desnatados, zanahorias, manzanas...

-No comas alimentos excesivamente salados. La sal favorece la retención de líquidos.  

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más