¿Por qué es una pésima idea hacer una dieta muy estricta después de Navidad?

¿Por qué es una pésima idea hacer una dieta muy estricta después de Navidad?

La dietista-nutricionista Mireia Elías nos explica los motivos principales por los que nunca deberíamos seguir de este tipo de dietas tan restrictivas (y tan habituales tras los excesos navideños)

By

En el fondo sabemos de sobra que no funcionan. Los sabemos porque nos lo dice la propia experiencia: cada año, después de Navidad, nos lanzamos de cabeza a dietas demasiado restrictivas, ésas que prometen perder todo el peso ganado en Navidad para, pasados solo unos días -semanas a lo sumo-, abandonarlas sistemáticamente. Y, sin embargo, aún con el sabor del Roscón de Reyes en paladar, pensamos… “Sí, esta vez sí funcionará”. Por supuesto, no lo hará. Y es que, aunque la tentación del autoengaño persista, son muchos los motivos que hacen que esta especie de ‘estado de penitencia’ al que sometemos al organismo cada comienzo de año dure menos de lo que canta un gallo.

VER GALERÍA

“Resulta imposible mantener estas dietas a largo plazo”, explica Mireia Elías, dietista-nutricionista del Instituto Centta. La experta nos cuenta algunos de los motivos principales por los que, más pronto que tarde, terminamos tirando la toalla cuando nos sometemos a estas -nada saludables ni recomendables- pautas de alimentación:

  • Se trata de dietas demasiado bajas en calorías, lo cual desemboca en: atracones, impulsos de comer a escondidas (con sus consiguientes sentimientos de culpa, baja autoestima, etc).
  • No están enfocadas en la salud (que debería ser siempre el objetivo fundamental de cualquier pauta de alimentación), tan solo a la pérdida de peso. Eso hace que no cumplan con los requerimientos de nutrientes diarios que deberían. ¿Resultado? problemas como cansancio, peor estado de ánimo, falta de energía a la hora de practicar ejercicio…
  • Además, como se come tan poco, nuestro cuerpo responde aumentando la ghrelina u hormona del hambre y disminuyendo la leptina u hormona de la saciedad. Esto implica mayor fuerza de voluntad para controlar las cantidades.
  • Provocan el temido efecto rebote: cuando se vuelve a comer ‘normal’, el peso perdido se recupera tan rápido como se perdió, incluso se ve aumentado, y hace que cada vez nos cueste más adelgazar.

VER GALERÍA

  • También pueden ocasionar cambios hormonales: desajuste de la tiroides, el cortisol, la serotonina y dopamina, los estrógenos y la progesterona en mujeres, haciendo que se altere el ciclo menstrual, entre otros.
  • Por otro lado, hay que tener en cuenta que, aunque en un principio se pierda peso, la gran parte del mismo es agua y músculo, cuando lo beneficioso sería perder grasa. El agua nos mantiene hidratados y el músculo nos da fuerza y sujeción; su pérdida puede derivar en problemas de huesos, articulaciones, afecciones renales…
  • Son dietas que no están adaptadas a la persona, esto es, a su ritmo de vida concreto, sus gustos alimenticios, horarios, sus niveles hormonales… De manera que es la persona quien trata de adaptarse a esa dieta y no al revés, motivo por el que le resulta mucho más complicado seguirla.

VER GALERÍA

  • No crean hábitos sostenidos en el tiempo. La palabra ‘dieta’ da idea de un proceso delimitado en el calendario. Sin embargo, el objetivo debería ser aprender y adquirir hábitos alimenticios saludables que se puedan mantener sin fecha límite. Y las dietas demasiado restrictivas son incompatibles con esto.
  • Priorizan un número en la báscula frente a lo importante de verdad: ganar salud, sentirnos mejor, tener más energía, descansar bien, mejorar el estado de ánimo y, muy imporante, disfrutar con la comida. Con las dietas muy estrictas esto no se suele conseguir, otra de las grandes razones por las que nunca son aconsejables y por las que se abandonan tan temprano.
Más noticias
Imagen 1
Reducir el consumo de carne: ¿tu objetivo para 2020?
Imagen 1
Aceite de oliva: ¿cuál de todos los que existen es el mejor?
Imagen 1
Guatemala trae su cocina a la capital como aperitivo de 'Madrid 2020'
Imagen 1
Calabacín desde el desayuno hasta la cena
Imagen 1
7 postres sanos para disfrutar sin culpa
Imagen 1
Estos son los estrenos 'gastro' que no puedes perderte este año
Imagen 1
Sopas clásicas para entrar en calor
Imagen 1
Los aspirantes de 'Masterchef Junior 7' tendrán una ayuda familiar en la semifinal
Imagen 1
Madrid Fusión 2020: Las últimas tendencias 'gastro', foto a foto
Imagen 1
Ruta gastro: Celebra el Día Internacional de la Croqueta en estos restaurantes
right-arrow
left-arrow